El VAR no va a ser ‘la purga de Benito’

Purga de Benito: Dícese de cualquier remedio del que se esperan resultados inmediatos y definitivos, es decir, casi milagrosos.

juanma

Ya es oficial y la próxima temporada se implantará el VAR (video assistant referee, es decir, el árbitro asistente de vídeo) en #LaLiga. Y resulta curioso que en el país que cuentas con más ‘bares’ por habitante, muchos de esos mismos habitantes estuviesen esperando al VAR como si fuese agua de mayo, sin darse cuenta de que el fin último del VAR es acabar con los debates en el BAR. Que parece que no estoy diciendo nada y os lo estoy diciendo todo.

Porque, ¿os imagináis por un momento que el VAR funciona bien y se acaban las jugadas polémicas en el fútbol? Por cierto, ¿sobre qué jugadas se aplicará? ¿sólo se utilizará para decidir lo que sucede en las áreas – goles, penaltis – y para las expulsiones? Porque recuerdo que Benito Floro llegó a afirmar – y a demostrar – que un saque de banda podía decidir un partido. Y que, por ejemplo, en la final de la Champions en Lisboa el famoso gol de Ramos en el 93′ llegó tras un córner que no había sido.

¿Y en manos de quién estará su funcionamiento? ¿De Sánchez Arminio? ¿De Tebas? ¿De Villar desde el caldero? ¿De Roures? ¿O de exprofesionales del pito como Andújar ‘míster rabillo’ Oliver? Pues así a bote pronto, no sé quién me da más miedo. Y es que estamos en un país en el que un periódico deportivo llegó a manipular una foto borrando a un jugador para acusar al Barça de marcar en fuera de juego. Y en el que en un programa pseudodeportivo nocturno de dudoso gusto lo mismo invitan a un arquitecto para que tire líneas de fuga que a un exlinier con ínfulas de starlette para hacer el mamarracho con un trozo de madera. Así es que, ¡qué no harán con el VAR!

rafa guerrero

El mundo del arbitraje ha cambiado mucho. Hace años en los pueblos cuando se consideraba que un árbitro había robado – normalmente al equipo de casa – se invadía el campo, se le daba una somanta de palos, se le cogía en parihuelas y se le lanzaba al pilón más cercano. Desde hace mucho esos episodios ya no se producen, aunque los árbitros siguen siendo los personajes más insultados y ya no digamos sus señoras madres. Y eso no va a acabar con el VAR.

Porque lo que quieren – queremos –  los aficionados es que nuestro equipo gane como sea, y eso no va a cambiarlo un simple monitor de televisión. Por lo que, o mucho me equivoco, o con la implantación del VAR nuestro lenguaje cotidiano se verá enriquecido con expresiones como “me cago en el VAR del carallo”, “se podían meter el VAR por el ojete” o “estoy del VAR hasta la punta del ciruelo”. De momento, lo que tengo claro es que el VAR no va a ser la purga de Benito. @Bajarlaalpasto

 

Anuncios