Koeman denuncia un atraco, no llora

“La peor forma de injusticia es la justicia simulada.” – Platón, filósofo griego.

Imaginaros que un día os roban la cartera, vais a la comisaría más cercana a denunciarlo y el policía que os atiende os contesta: “Vingi pirqui mi hin ribidi li cirtiri… pero venga, coño, ¡ahora dígalo sin llorar!” Pues este argumento tan sólido es el único que utilizan – la verdad, es que no tienen más – los trompeteros de la caverna merengue y la masa aborregada que les sigue, cuando alguien del equipo rival denuncia que ha sido atracado por su equipo con la inestimable ayuda del VAR que, como adelantamos cuando se implantó, no iba a ser la purga de Benito.

Y eso es lo que hizo Koeman al acabar el último clásico, que finalizó con victoria del equipo blanco gracias a un penalti pitado por Martínez Munuera, un soplapitos que lleva varias temporadas haciendo méritos para que el ganado lanar merengón lo eleve a los altares, al lado de los Gil Manzano, Hernández Hernández o Mateu Lahoz.

Lo triste y preocupante es que esa denuncia solo la haga el entrenador. Al acabar el partido publiqué este tuit:

Ya sé que en estos momentos eso es imposible, porque el club está instalado en una guerra civil declarada por una parte de la masa social que se ha puesto al servicio de intereses espurios, por lo que cada parte implicada va a lo suyo. Y así, mientras un capitán está desaparecido desde que tuvo la ocurrencia de enviar el famoso burofax y otro prefiere rajar en una entrevista justo en la previa del partido contra el Madrid, el presidente y su junta están más pendientes de esquivar los golpes que les llegan por tierra, mar y aire, y los promotores de la moción de censura siguen con sus prisas, sin importarles si tan siquiera se dan o no las medidas sanitarias necesarias para evitar contagios el día de la votación. De los candidatos, solo Toni Freixa antepone los intereses del club a su propia candidatura, mientras que otros se dedican a publicar tuits tribuneros dependiendo de por dónde sople el viento y buscando únicamente réditos electorales.

Por eso, y ante este panorama, es de agradecer el comportamiento que está teniendo Ronald Koeman quien, desde su puesto de máximo responsable deportivo, tiene que trabajar para que el proyecto de este año – ganador como siempre, por supuesto – vaya cuajando mientras va dando entrada a jóvenes jugadores, pero al mismo tiempo tiene que salir a dar la cara por el equipo cuando es tratado injustamente, mientras desde otras instancias del club se dedican a tocar la pandereta. Y si no, que alguien me explique cómo después de perder en casa contra el Madrid, tras un nuevo escándalo arbitral, el que sale a los medios es Dest, uno de los más jóvenes y el último en llegar, ante el pasotismo de los pesos pesados de la plantilla. Como decimos en mi tierra, cousas veredes.

Y para finalizar: Me niego a comprar el discurso de la caverna de que los árbitros siempre favorecen a los grandes y que unas veces te dan y otras te quitan. Es mentira, falso de toda falsedad. Desde los estercoleros mediáticos tradicionales, a los que se han sumado los digitales financiados por el capo, desde los cuales forofos juntaletras se dedican a jugar a ser periodistas, escribiendo con la bufanda tan apretada al cuello que les impide que les lleguen sangre al cerebro, ya tienen escrito el relato. Entiendo que sus borregos se traguen esa alfalfa, pero no el aficionado culé. Y en esto hay que ser inflexibles y seguir el camino marcado por el míster: los atracos se denuncian. Y en el Camp Nou Martínez Munuera fue el tonto útil del VAR para decantar el clásico a favor del Real Madrid. Punto. @Bajarlaalpasto1

 

El VAR no va a ser ‘la purga de Benito’

Purga de Benito: Dícese de cualquier remedio del que se esperan resultados inmediatos y definitivos, es decir, casi milagrosos.

juanma

Ya es oficial y la próxima temporada se implantará el VAR (video assistant referee, es decir, el árbitro asistente de vídeo) en #LaLiga. Y resulta curioso que en el país que cuentas con más ‘bares’ por habitante, muchos de esos mismos habitantes estuviesen esperando al VAR como si fuese agua de mayo, sin darse cuenta de que el fin último del VAR es acabar con los debates en el BAR. Que parece que no estoy diciendo nada y os lo estoy diciendo todo.

Porque, ¿os imagináis por un momento que el VAR funciona bien y se acaban las jugadas polémicas en el fútbol? Por cierto, ¿sobre qué jugadas se aplicará? ¿sólo se utilizará para decidir lo que sucede en las áreas – goles, penaltis – y para las expulsiones? Porque recuerdo que Benito Floro llegó a afirmar – y a demostrar – que un saque de banda podía decidir un partido. Y que, por ejemplo, en la final de la Champions en Lisboa el famoso gol de Ramos en el 93′ llegó tras un córner que no había sido.

¿Y en manos de quién estará su funcionamiento? ¿De Sánchez Arminio? ¿De Tebas? ¿De Villar desde el caldero? ¿De Roures? ¿O de exprofesionales del pito como Andújar ‘míster rabillo’ Oliver? Pues así a bote pronto, no sé quién me da más miedo. Y es que estamos en un país en el que un periódico deportivo llegó a manipular una foto borrando a un jugador para acusar al Barça de marcar en fuera de juego. Y en el que en un programa pseudodeportivo nocturno de dudoso gusto lo mismo invitan a un arquitecto para que tire líneas de fuga que a un exlinier con ínfulas de starlette para hacer el mamarracho con un trozo de madera. Así es que, ¡qué no harán con el VAR!

rafa guerrero

El mundo del arbitraje ha cambiado mucho. Hace años en los pueblos cuando se consideraba que un árbitro había robado – normalmente al equipo de casa – se invadía el campo, se le daba una somanta de palos, se le cogía en parihuelas y se le lanzaba al pilón más cercano. Desde hace mucho esos episodios ya no se producen, aunque los árbitros siguen siendo los personajes más insultados y ya no digamos sus señoras madres. Y eso no va a acabar con el VAR.

Porque lo que quieren – queremos –  los aficionados es que nuestro equipo gane como sea, y eso no va a cambiarlo un simple monitor de televisión. Por lo que, o mucho me equivoco, o con la implantación del VAR nuestro lenguaje cotidiano se verá enriquecido con expresiones como “me cago en el VAR del carallo”, “se podían meter el VAR por el ojete” o “estoy del VAR hasta la punta del ciruelo”. De momento, lo que tengo claro es que el VAR no va a ser la purga de Benito. @Bajarlaalpasto