En Merenguilandia siguen celebrando el atraco de Francia en la Nations League

“Una derrota peleada vale más que una victoria casual.” – José de San Martín, militar y político argentino.

Si os preguntasen en qué partido jugado en San Siro, con árbitro británico, en el que estaba en juego un título europeo, ganó el equipo que iba vestido de blanco con un gol marcado en fuera de juego, la mayoría seguro que habríais contestado la final de la Champions de 2016 en la que el Real Madrid se impuso al Atleti con un clamoroso gol ilegal de Sergio Ramos. Y doy tantos datos para identificar el partido porque si solo hubiese que adivinar qué final europea ganó un equipo de blanco con gol en fuera de juego también podríais haber dicho la que le atracó – perdón, ganó – el Madrid a la Juventus en Amsterdam en 1998, con arbitraje de Krug, uno de los benefactores de la Casa Blanca.

Pues desde hace unos días también sería una respuesta correcta el robo perpetrado en ese mismo estadio por Francia, ataviada de blanco impoluto, a España en la final de la Nations League, cambiando en el papel de cooperador necesario a Clattenburg por Taylor, que abandonaron la famosa flema británica para dedicarse a pastelear y a medrar.

Lo que tienen en común esos tres episodios lamentables, que seguro que ocuparían un lugar destacado si un día se publicase una recopilación de competiciones manipuladas por la UEFA, es que los tres se celebraron en Merenguilandia con fanfarria y repique de bombo, si bien es cierto que la victoria de Francia, o la derrota de la selección española de Luis Enrique, se festejó más en las redes sociales, sin necesidad de vallar Cibeles ni de embutir a la presidenta Ayuso en una camiseta blanca, como sí se hizo en otras ocasiones con sus antecesoras en el cargo, Aguirre o Cifuentes.

Y es que el título del equipo francés le proporcionó al nazionalmadridismo un doble placer: por un lado le sirvió para atizarle a Luis Enrique por no haber llevado a ningún jugador del Madrid, como si la presencia del tal Nacho o de una medianía como Lucas Vázquez hubiese alterado el resultado de la final; y por otro, lo están utilizando para seguir dando la matraca y seguir promocionando a Benzema en la carrera por el Balón de Oro.

Sin duda lo más chusco es que esta celebración está protagonizada por los que siempre han presumido de buenos españoles, y así se permitían criticar a Piqué, al que le negaban el derecho de jugar con la selección porque entendían que era un indepe que no sentía la camiseta, o se ponían estupendos por unos silbidos al himno en los prolegómenos de alguna final de Copa del Rey.

Pero la bipolaridad de estos infraseres les llevó a que, dos días después de jalear al vecino francés, desempolvaron la bandera rojigualda para ponerla en el balcón para celebrar la festividad del 12 de octubre, conocida como la Fiesta Nacional, y ahí sí que sacaron a relucir su extraño orgullo y su patriotismo de la señorita Pepis. @Bajarlaalpasto1

Koeman denuncia un atraco, no llora

“La peor forma de injusticia es la justicia simulada.” – Platón, filósofo griego.

Imaginaros que un día os roban la cartera, vais a la comisaría más cercana a denunciarlo y el policía que os atiende os contesta: “Vingi pirqui mi hin ribidi li cirtiri… pero venga, coño, ¡ahora dígalo sin llorar!” Pues este argumento tan sólido es el único que utilizan – la verdad, es que no tienen más – los trompeteros de la caverna merengue y la masa aborregada que les sigue, cuando alguien del equipo rival denuncia que ha sido atracado por su equipo con la inestimable ayuda del VAR que, como adelantamos cuando se implantó, no iba a ser la purga de Benito.

Y eso es lo que hizo Koeman al acabar el último clásico, que finalizó con victoria del equipo blanco gracias a un penalti pitado por Martínez Munuera, un soplapitos que lleva varias temporadas haciendo méritos para que el ganado lanar merengón lo eleve a los altares, al lado de los Gil Manzano, Hernández Hernández o Mateu Lahoz.

Lo triste y preocupante es que esa denuncia solo la haga el entrenador. Al acabar el partido publiqué este tuit:

Ya sé que en estos momentos eso es imposible, porque el club está instalado en una guerra civil declarada por una parte de la masa social que se ha puesto al servicio de intereses espurios, por lo que cada parte implicada va a lo suyo. Y así, mientras un capitán está desaparecido desde que tuvo la ocurrencia de enviar el famoso burofax y otro prefiere rajar en una entrevista justo en la previa del partido contra el Madrid, el presidente y su junta están más pendientes de esquivar los golpes que les llegan por tierra, mar y aire, y los promotores de la moción de censura siguen con sus prisas, sin importarles si tan siquiera se dan o no las medidas sanitarias necesarias para evitar contagios el día de la votación. De los candidatos, solo Toni Freixa antepone los intereses del club a su propia candidatura, mientras que otros se dedican a publicar tuits tribuneros dependiendo de por dónde sople el viento y buscando únicamente réditos electorales.

Por eso, y ante este panorama, es de agradecer el comportamiento que está teniendo Ronald Koeman quien, desde su puesto de máximo responsable deportivo, tiene que trabajar para que el proyecto de este año – ganador como siempre, por supuesto – vaya cuajando mientras va dando entrada a jóvenes jugadores, pero al mismo tiempo tiene que salir a dar la cara por el equipo cuando es tratado injustamente, mientras desde otras instancias del club se dedican a tocar la pandereta. Y si no, que alguien me explique cómo después de perder en casa contra el Madrid, tras un nuevo escándalo arbitral, el que sale a los medios es Dest, uno de los más jóvenes y el último en llegar, ante el pasotismo de los pesos pesados de la plantilla. Como decimos en mi tierra, cousas veredes.

Y para finalizar: Me niego a comprar el discurso de la caverna de que los árbitros siempre favorecen a los grandes y que unas veces te dan y otras te quitan. Es mentira, falso de toda falsedad. Desde los estercoleros mediáticos tradicionales, a los que se han sumado los digitales financiados por el capo, desde los cuales forofos juntaletras se dedican a jugar a ser periodistas, escribiendo con la bufanda tan apretada al cuello que les impide que les lleguen sangre al cerebro, ya tienen escrito el relato. Entiendo que sus borregos se traguen esa alfalfa, pero no el aficionado culé. Y en esto hay que ser inflexibles y seguir el camino marcado por el míster: los atracos se denuncian. Y en el Camp Nou Martínez Munuera fue el tonto útil del VAR para decantar el clásico a favor del Real Madrid. Punto. @Bajarlaalpasto1

 

Adiós ‘Pachangas League’; hola Liga y Champions

“Cuando lo superficial me cansa, me cansa tanto, que para descansar necesito un abismo.” –  Antonio Porchia, poeta italoargentino.

Por fin, tras el parón forzoso para que las selecciones jugasen dos o tres bolos más o menos oficiales, este fin de semana vuelven las ligas, sin duda las competiciones que más interesan a los aficionados. En estas dos semanas, algunos combinados nacionales se dedicaron a iniciar la búsqueda de la clasificación para el próximo Mundial y otros jugaron pachangas revestidas de oficialidad bajo el pomposo nombre de ‘Nations League’.

El resumen es el de siempre: viajes kilométricos de los jugadores sudamericanos que, sin apenas descanso, volverán a la disciplina de los clubes que les pagan y muchos de ellos no estarán en condiciones de jugar; y decenas de partidos intrascendentes en los campos europeos, con riesgo de lesiones para sus protagonistas.

Por lo que respeta a la selección española de Luis Enrique, destacar que el seleccionador triunfó más en las ruedas de prensa que con su equipo sobre el pasto, que De Gea volvió a cantar, que Sergio Ramos sigue a su rollo a la búsqueda de engordar sus estadísticas personales, que una joven promesa como Busquets acumuló minutos sin necesidad, que la plaza de goleador sigue vacante y que la prensa encumbró hasta el absurdo a Adama Traoré y le atizó los primeros palos a Ansu Fati, un niño de 17 años, del que ya han dicho que no estuvo.

En cuanto al resto de selecciones todo se evaluó en clave caverna: Por un lado, se ensalzaron las actuaciones de los próximos fichajes del Real Madrid, como Mbappé, Camavinga o Haaland, pendientes de unos flecos en las negociaciones para ser presentados en el palco del Bernabéu poniendo a todo volumen el Nessum Dorma; y, por otro, se inventaron una falsa polémica con Griezmann como coprotagonista, y se ningunearon el resto de actuaciones de los internacionales culés.

En resumen, nada nuevo… hasta el próximo parón, que serán dentro de un mes. Mientras tanto, a disfrutar de las competiciones domésticas y del inicio de la Champions League, porque ya hace tiempo que el fútbol de clubes despierta mucha más expectación que el de las selecciones. @Bajarlaalpasto1

 

La ‘manita’ del Barça al Madrid sí que sucedió

“Dicen que lo mejor para ocultar una gran mentira es rodearla de numerosas mentiras pequeñas.” – Koko Abe, escritor japonés.

manita

Hace poco más de una semana que el Barça le metió una panadera en forma de manita – una más – al Real Madrid, y hace ya una semana que ese asuntito desapareció de la práctica totalidad de los medios de comunicación, y ya no digamos de los conocidos como prostíbulos mediáticos.

La goleada culé, pergeñada por Luis Suárez para mayor oprobio de la merengada, tuvo como principal consecuencia el despido de malas formas de Lopetegui, el exseleccionador felón, solo cinco meses después de haberse dejado embaucar por Florentino Pérez para dejar tirada a la selección española con la Copa del Mundo a punto de comenzar.

A mayores, las figuritas merengues quedaron retratadas ante un Barça sin Messi, y los Sergio Ramos, Modric, Bale, Isco o Asensio demostraron que por nivel futbolístico la temporada pasada hubiesen firmado un nadaplete de no haber acudido a su rescate los Rocchi, Brych, Çakir, Oliver o Mazic. Y así, un Barça liderado por el pistolero uruguayo y con una sabia dirección desde el banquillo pasó por encima de su gran rival y se dio un homenaje de los que quedan para la historia.

Pero, curiosamente, el madridismo y su coro de palanganeros optó por hacer como si nada hubiese sucedido, aparcó la autocrítica para otro momento, le cortó la cabeza al entrenador sin tener sustituto y dejó su incierto futuro en los pies de un tierno infante que responde al nombre de Vinicius, al que han elevado a los altares por hacer dos regates sin caerse en Melilla y marcarle un churrigol al Valladolid.

Al margen del mundo fantástico que se inventan en Merenguilandia, el planeta fútbol sí que se rindió al equipo de Valverde. Y ya no digamos los socios y aficionados culés, quienes tras el 2-6, el 5-0, el 0-4 o el 0-3 también han disfrutando a lo grande del 5-1 que, sin duda, quedará como uno de los grandes momentos de la temporada.

Porque, aunque los estercoleros mediáticos al servicio del Capo se hayan empeñado en minimizarla, la manita sí que sucedió y todo el mundo la recuerda, tal y como tuiteé ayer en @Bajarlaalpasto:

“¿Recordáis lo que pasó hace solo una semana? Yo también. Y vosotros. Y ellos también, aunque se han empeñado en ocultarlo.

✋

#ElClásico: Resucitado contra moribundo

“En su vida, un hombre puede cambiar de mujer, de partido político o de religión, pero no puede cambiar de equipo de fútbol”. – Eduardo Galeano, periodista y escritor uruguayo.

mosaico

Esta tarde a las 16:15h el planeta fútbol concentrará sus miradas en el Camp Nou donde se jugará “un nuevo partido del siglo”, conocido popular y mediáticamente como #ElClásico

Barça y Madrid, los dos grandes trasatlánticos del fútbol mundial (por mucho que les pese a Juve, City, Bayern, United o PSG), disputarán algo más que un simple partido del fútbol, motivada por la rivalidad histórica entre estos dos clubes, que va más allá del simple hecho de darle puntapiés a un balón. Además en esta ocasión ambos equipos llegan con urgencias, tras haber firmado un inicio de liga un tanto irregular. Así tras nueve partidos, mientras los culés solo han ganado cinco, los merengues ya han perdido tres, y los nombres de Valverde y Lopetegui han estado a punto de aparecer publicados en las páginas de “necrológicas” en vez de en las de “deportes”.

También es cierto que a este partido llega en mejor situación el Txinguirri que el exseleccionador felón, ya que en las últimas citas el Barça ha demostrado más solvencia que el Madrid. Por eso, y antes de que empiece a rodar el balón, el futuro de Valverde solo aparece cuestionado por los entrenadores tuiteros de taberna, mientras que en estos momentos Lopetegui ya está dentro del ataúd, pendiente de que alguien (Luis Suárez o Coutinho o Piqué o…) le ponga la tabla encima y la cierre con unos martillazos en forma de goles.

Pero sabemos que el fútbol es caprichoso y #ElClásico todavía lo es más. Por eso es difícil pronosticar qué puede suceder tras los 90 minutos que nos depararán un Barça sin Messi contra un Madrid enfermo terminal. En principio no se esperan revoluciones, y todo hace suponer que Valverde alineará el mismo once que tan buena impresión causó frente al Inter en Champions, y que Lopetegui dejará su futuro en las manos -perdón, en los pies- de las vacas sagradas.

 

 

 

Por lo que respecta al arbitraje, desde la capital ya empezaron a gimotear cuando se supo que no lo arbitraría ninguno de sus soplapitos de cámara, como Undiano, Mateu Lahoz o Gil Manzano, y eso que del VAR se hará cargo Hernández Hernández, el mismo que no quiso ver (es imposible que no lo viese) el gol que marcó el Barça hace dos temporadas en el Villamarín y que le puso el título de liga en bandeja al Floren Team. Si por el Madrid fuese, los Barça-Madrid siempre los arbitraría Guruceta sobre el campo con Ortiz de Mendíbil a cargo del VAR.

Así es que, queridos lectores, preparémonos para disfrutar con un partido que seguro que nos dejará goles, polémicas, rifirrafes… y hasta puede que algún cadáver. @Bajarlaalpasto

 

Las plañideras de Cristiano Ronaldo

“Soy de un tiempo en el cual hacer el ridículo era algo que se evitaba, ahora es un objetivo a alcanzar”. – Rosana Hermann, escritora brasileña.

edu_aguirre

Después de nueve años en los que la caverna, siguiendo las consignas de su amo Florentino Pérez, no paró de ensalzar y de proteger a Cristiano Ronaldo hasta el vómito, la espantada protagonizada este verano por la vedette de Madeira ha provocado que muchos de esos palanganeros -no todos- se olviden de todas las mamarrachadas que han escrito o dicho en sus prostíbulos mediáticos.

Por eso muchos de los gusanos de la (des)información que viven de ejercer un periodismo deportivo nauseabundo, que justificaron todas las agresiones protagonizadas por el niño bonito del madridismo y que no dudaron en promover campañas vergonzantes como la de las caretas para mayor gloria del achuchabalones, ahora miran para otro lado y silban melodías aunque sus carreras ya han quedado emponzoñadas para siempre, y seguirán viviendo de hacer el gilipollas mientras Florentino no se aburra de juguetear con el Madrid, su juguetito preferido, se marche para su casa y tengan que sellar esos estercoleros que rezuman purín en los que dan rienda suelta a sus barrabasadas.

manu_sainz

Dentro del grupo de fieles a Míster Portugal destacan Edu Aguirre y Manu Saínz, dos palanganeros que se disputan el dudoso honor de ver quien es más genuflexo ante su amo . Estos dos botarates sin el más mínimo sentido del decoro lo mismo van a desearle suerte al portugués antes de jugar contra España en el Mundial, que viajan hasta Turín a limpiarle los mocos a su hijo mayor, o siguen defendiendo sus agresiones, como la última protagonizada hace dos días en el partido de Champions que la Juventus disputó en Mestalla y que acabó con Ronaldo (el malo) gimoteando camino del vestuario.

Y es que da igual. Cuando uno decide convertirse en felpudo es que ha aceptado aparcar la dignidad y que lo pisoteen. No sé qué ven por las mañanas estas dos plañideras cuando se ponen delante del espejo, pero debe compensarles cuando van al cajero y comprueban el saldo de sus cuentas corrientes. @Bajarlaalpasto

 

Florentino Pérez y Lopetegui se burlan de la selección

lopetegui_florentino

Que el todopoderoso mandamás del Real Madrid está acostumbrado a hacer lo que le da gana sin respetar ningún código ético -escrito o no escrito- no sorprende a nadie que conozca un poco su trayectoria. De formación académica Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos -aunque en la profesión es más conocido por pisar moqueta que por mancharse los zapatos de barro en una obra-, hace años flirteó con la política, siendo concejal del Ayuntamiento de Madrid con UCD, para posteriormente dar el salto a la Administración Central a través de una Dirección General. Su meteórica carrera como salvador de la patria finalizó como el rosario de la aurora cuando se unió al proyecto de la llamada “Operación Roca”, llegando a ser secretario general del Partido Reformista Democrático que firmó un vergonzante 0 escaños en las elecciones generales de 1986.

En ese momento, Florentino Pérez se dio cuenta de que si quería mangonear en España le resultaría más fácil hacerlo desde el otro lado del sistema. De esa forma, tuvo claro que con el único -ista con el que lo conseguiría sería, no con el de centrista ni el de reformista, sino con el de madridista. Y se puso manos a la obra en una doble dirección: por un lado, se propuso pasar a la historia del Real Madrid compitiendo con los seis botijos del tío Paco conseguidos en la época de Santiago Bernabéu; y por otro, convirtió el palco del conocido como el Franco Arena en la versión 2.0 de la antiguas cacerías del Caudillo, en las que se decidía sobre la vida económica, social, política, empresarial, financiera y hasta judicial del país.

Y así , tirando de influencias y de prepotencia, fue pisoteando todo lo que se ponía a su paso; hasta que hace un par de días midió mal sus fuerzas, creyéndose que podía campar a sus anchas por la Real Federación Española de Fútbol, tal y como hace por los despachos del Ministerio de Fomento. Y es que el españolito medio y de a pie traga con que al conocido popularmente como el Visir de Chamartín le regalen autopistas de peajes en épocas de bonanza económica y que en épocas de crisis se las rescaten con dinero público; o que consiga una indemnización multimillonaria por una chapuza como el Proyecto Castor; o que se vaya de rositas por un quítame allá una desaladora; o que se permita amenazar con paralizar la obras del AVE a Galicia si no le ponen más pasta… Pero, en vísperas de comenzar la Copa del Mundo, ese mismo españolito no traga con que por culpa de sus malas artes la selección se quede sin seleccionador, tras una operación que llevaba su sello personal. Perdón, aclaro que me refiero a los españoles identificados con su selección, no al rebaño de borregos merengues que han salido en tropel a defender su pastor, guiados por la cuadrilla de palanganeros que tiene a sueldo en los medios de comunicación.

Hasta que en la tarde de ayer, a 24 horas del debut de España en el Mundial, el Real Madrid presentó a su nuevo entrenador, Lopetegui, quien no tuvo la dignidad que demostraron los otros cinco o seis a los que les habían ofrecido el puesto antes que a él y que tuvieron la decencia de no bajarse los pantaloncitos hasta los tobillos. La ceremonia se celebró en templo del palco de Bernabéu, oficiada por Florentino Pérez y con Lopetegui en el papel de monaguillo. La homilía fue una sucesión de inexactitudes, medias verdades y acusaciones al presidente de la RFEF, echándose de menos el soniquete que tanto le gusta repetir en la presentaciones de “fulanito nació para jugar/comer pipas/entrenar en el Real Madrid”. Y remató con el bochorno de la intervención del nuevo inquilino del banquillo merengue, que tiró de repertorio clásico, recordando a sus antepasados, afirmando que era el día más feliz de su vida y que iba a entrenar al mejor jugador del mundo, todo adornado con gimoteos, pucheritos y lloriqueos. Solo le faltó rematar su plática con un “shiuuuuuuuuuuuu”, lo que seguro que hubiese provocado que el pater le ofreciese allí mismo y en riguroso directo un aumento de sueldo ante el alborozo de los parroquianos.

En ese ceremonial delirante quedó acreditado el más absoluto desprecio de una institución como el Real Madrid a la selección española. Tampoco es nada que deba extrañar, ya que Florentino Pérez jamás ha mostrado el mínimo respeto por el fútbol español, como lo demuestra, por ejemplo, que un año sí y otro también le niegue su estadio al Rey para que se pueda disputar la Copa que lleva su nombre, con la disculpa de que tiene que arreglar los retretes.

Y hora que se prepare Rubiales, porque al nuevo presidente de la RFEF le van a caer “hostias como panes” desde las trincheras merengues, si es que no ha amanecido ya con una cabeza de caballo en su cama. Es lo que se deduce del discurso victimista de Florentino, al que solo le faltó añadir que el Villarato había sido sustituido por el Rubialato. Y es que “la jauría” que según el exministro Màxim Huerta provocó su precipitada salida del Ministerio de Cultura parecerán unos juegos florales comparada con la que se le avecina al máximo dirigente del fútbol nacional.

Para España comienza ya la Copa del Mundo con la disputa de un importante partido contra Portugal. Esperemos que el haber dejado a la selección sin entrenador y haber acaparado las portadas de toda la prensa mundial haya saciado el afán de protagonismo de Florentino Pérez, y que durante las próximas semanas los amantes del fútbol podamos disfrutar del espectáculo del fútbol de selecciones. Aunque al Visir eso no le importa y ya estará enfrascado en su nuevo proyecto pseudodeportivo con su nuevo entrenador-marioneta. @Bajarlaalpasto

Este post está publicado en MUNDIARIO

Manolo Lama y Manu Sainz, dos profetas de pacotilla

“Da de bofetadas a todos los vates, profetas, adivinos, agoreros y pronosticadores.” – Giordano Bruno, astrónomo, filósofo, matemático y poeta italiano.

marca

Allá por el mes de agosto el madridismo se las prometía muy felices. Tras haberle ganado claramente la Supecopa de España al FC Barcelona, todo era euforia y optimismo en la Casa Blanca, mientras que en Can Barça cundía el pesimismo y los más agoreros ya tenían preparado el bidón de gasolina y las cerillas para plantarle fuego a todo, empezando por el presidente y acabando por el utillero.

Florentino Pérez había demostrado que era un gran director deportivo, consiguiendo los fichajes de las grandes promesas del fútbol mundial, como Theo Hernández, Vallejo, Llorente y Dani Ceballos, mientras que Bartomeu era el hazmerreír de los propios aficionados culés por, entre otras operaciones, haber dejado escapar a Neymar  , no haber traído a Coutinho y haber fichado a un entrenador de perfil medio, a un tal Paulinho procedente de la liga china a precio de semicrack y a un  imberbe Dembelé por un saco de millones.

Ante este panorama, los merengues, espoleados por los voceros de la caverna, comenzaron a celebrar el título de liga ya en la primera jornada. La visita del Madrid a Riazor, saldada con un contundente 0-3, sirvió para lanzar las campanas al vuelo y para empezar a desprestigiar a sus rivales, tal y como se refleja en el tuit publicado por Manolo Lama, popularmente conocido como el humilla mendigos.

Solo una jornada más tarde, otro botarate como Manu Sainz,  el fiel mamporrero de Cristiano Ronaldo, tuvo el atrevimiento de anunciar el declive de Leo Messi, haciendo una demostración práctica de lo que jamás debe hacer un periodista. Y es que con ese tuit quedó claro que cuando uno sufre una diarrea mental lo más aconsejable es apagar el móvil y abstenerse de tuitear.

Finalizada la primera vuelta de LaLiga ya sabemos lo que ha sucedido. El Barça de Bartomeu, Valverde, Messi y Paulinho es líder después de 19 jornadas, tras haber sumado 16 victorias y 3 empates, y el Real Madrid de Florentino, Ceballos, Lama y Sainz está situado en cuarta posición a 19 puntos – ¡19 puntos! – de su gran rival, celebrando el título de campeón de invierno de las primeras partes, instaurado esta temporada por la caverna. Entre ambos, el Atleti y el Valencia que han firmado una más que notable primera mitad de la competición.

Ahora el bidón de gasolina y la cerillas han cambiado de mano, y hasta los merengones más recalcitrantes ya le están exigiendo a Florentino Pérez que fiche a figuras de verdad, se deje de mingas frías que todavía tienen que tomar muchas tazas de caldo y corte las cabezas que tenga que cortar, incluida la del autoproclamado mejor futbolista de la historia.

Ante el inicio de la segunda vuelta habrá que estar atentos a lo que tuitean estas dos lumbreras porque, no tengáis ninguna duda, sucederá justo lo contrario de lo que pronostiquen. Es lo que ocurre cuando utilizas el título de periodista para envolver el bocadillo y te conviertes en una marioneta. @Bajarlaalpasto

Nota: la composición con los dos tuits que ilustra este post circula por Twitter, pero desconozco su autor (disculpas).

 

El Madrid ya solo celebra mamarrachadas

“Los sabios hablan porque tienen algo que decir; los tontos hablan porque tienen que decir algo.” – Platón, filósofo griego.

liga

Podría entender que para los seguidores del equipo que ha ganado más mundiales que Brasil y que cuentan con el autoproclamado mejor jugador de la historia, acabar la primera vuelta de la liga en la cuarta posición, a 19 puntos puntos del líder el FC Barcelona, les haya ocasionado una diarrea mental que no les permite razonar.

Y digo “podría” porque, conociendo el pelaje de los predicadores y profetas que (des)informan sobre la actualidad del Real Madrid, mucho me temo que esa falta de raciocinio está más bien motivada por la indigencia intelectual que les caracteriza. Es más, si leyesen la frase que encabeza este post seguro que preguntarían “y ese Platón, ¿jugó en Panathinaikos o en Olympiacos?”

Por eso no me extraña que, ante la sonrojante primera vuelta firmada por su equipo, intenten lavarle la imagen para contentar a su amo, sin importarles quedar como auténticos analfabetos funcionales defendiendo lo indefendible. Y es que la última ha sido de traca.

La perogrullada que se les ha ocurrido ha sido la de hacer una clasificación ¡con los resultados conseguidos en las primeras partes! Y de ese estudio absurdo ha salido que su Real Madrid sería líder de dicha clasificación. Pues nada, ¿y ahora qué pretenderán? ¿celebrar esa mamarrachada con una rúa y acabar en Cibeles? Lo gracioso es que si solo se tuviesen en cuenta los resultados de las segundas partes, el cuadro merengue estaría fuera de los puestos europeos y flirteando con el descenso. Vamos, otra gilipollez.

Lo chusco es que los defensores de esta pamema son los mismos que alardeaban la temporada pasada de ganar partidos en el minuto noventa y ramos, y quienes también presumen de que “noventa minuti en el Bernabéu son molto longos”, como dijo su idolatrado Juanito, quien, de seguir las cosas así, seguro que será invocado para una nueva ouija para ayudarles a conseguir la clasificación, cuanto menos, para la Intertoto.

Y es que si Zidane en su primera temporada en el Real Madrid fue para la caverna el campeón moral de la liga, ahora suma a su palmarés el título de campeón de invierno de las primeras partes. Lo triste es que la borregada merengue, lejos de hacer autocrítica, traga con la alfalfa que le suministra la caverna, que ya está maquinando el término con el que camuflarán una posible eliminación en la Champions ante el PSG, y que bien podría ser “el Madrid cesa temporalmente su idilio con la orejona”. @Bajarlaalpasto

 

‘Estudio Estadio’ insiste en hacer el ridículo en Twitter

Estudio_estadio_tv

Tal y como ya expresé en un artículo publicado en el mes de abril titulado “¿Y si cerramos ‘Estudio Estadio’?”  a los futboleros de cierta edad nos produce entre pena y vergüenza ver en lo que han convertido el que fue un programa de referencia dentro de la historia de la televisión pública española. A mediados de los 70 Estudio Estadio fue un referente de la información futbolística, ya que era la única forma posible de ver los goles y las jugadas más destacadas de la jornada liguera. Y ya no digamos el invento de la Moviola, utilizada para repetir las jugadas polémicas, gracias a los avances tecnológicos de la época. Hoy a la mayoría de los que estáis leyendo este post os daría la risa.

Con el paso de los años el programa fue adaptándose – incluso con cambios de nombre – a las circunstancias de cada época. Hasta que, por desgracia para el periodismo deportivo, hace unos años aparecieron programas basura, como Punto PelotaJugones o El Chiringuito y a algún iluminado se le ocurrió desde un despacho que Estudio Estadio también tenía que dedicarse al periodismo de cloaca.

La última prueba de que este programa se ha convertido en una chufla la tenemos en las encuestas que han publicado esta semana, pidiendo la opinión de los tuiteros sobre qué equipo quieren que gane el Mundialito de Clubes que se está disputando en Abu Dhabi, buscando claramente que gane la opción del Real Madrid. Pero tanto el número de participantes – siempre más de 20.000 –  como los resultados no dejan lugar a dudas, y solo un porcentaje ridículo se decanta por el equipo merengue, ante la desesperación de los responsables del programa de (des)información deportiva.

Lo triste es que ese pseudoperiodismo se financia con dinero público – en algún medio han publicado cantidades mareantes – y eso sí que es censurable. Que los Pedreroles y demás especímenes se dediquen a esa bazofia es lamentable, pero son estrategias empresariales de las cadenas privadas que se juegan su dinero. Pero en la televisión pública debería primar la calidad antes que rebozarse en el fango por conseguir unas décimas de share.  Además, al final entre un original y su copia la audiencia suele elegir el original, por lo que los espectadores prefieren la pocilga de El Chiringuito antes que la corrala de Estudio Estadio.

Para terminar con el asuntito de las encuestas y antes de que se juegue la final del Mundialito, desde la cuenta de Twitter de este blog le hemos propuesto al programa que pastorea Juan Carlos Rivero que progongan esta pregunta. Y si ni así consiguen que gane el equipo de sus amores, mejor que se retiren y que el último en salir apague la luz y cierre la puerta. @Bajarlaalpasto