Isco se marca ‘un Sergio Ramos’ y se borra de la selección

Isco_selección

Hay situaciones que suceden periódica e irremediablemente, como las fases lunares, el calendario de las mareas, ir los domingos a comer paella a casa de la suegra… o que un jugador del Real Madrid se borre de una convocatoria de la selección española ante un partido intrascendente.

El más genuino escapista de la selección es, precisamente, su capitán Sergio Ramos, conocido coloquialmente como el patriota de pacotilla, quien en más de una ocasión fingió alguna lesión para borrarse de la llamada del seleccionador de turno. Pero eso sí, lo mismo luce muñequeras con la bandera española que escucha el himno con más sentimiento que nadie.

Ahora le toca el turno a Isco quien, siguiendo el ejemplo del capitán de su club, no viaja a Rusia – tranquilos, es para jugar un simple amistoso, porque al Mundial irá aunque sea a la pata coja – con Lopetegui y sus compañeros para, según apuntan los medios de la caverna, llegar en buenas condiciones al duelo liguero contra el Atlético de Madrid. Isco jugó el pasado sábado en La Rosaleda contra Costa Rica y, aunque no marcó ningún gol ni repartió ninguna asistencia, se retiró del campo antes de tiempo para darse un baño de masas y escuchar la ovación que le dedicaron sus paisanos malagueños.

También es cierto que el cambio del centrocuentista – perdon, centrocampista – del Madrid y de la selección estuvo motivado por una fea entrada que le hizo un defensor costarricense, de las que hay varias en todos los partidos, exagerada por los medios domesticados, que la calificaron como ‘salvaje’, ‘criminal’ o ‘escalofriante’. Esos medios son los mismos que se pusieron de perfil y silbaron melodías, e incluso llegaron a justificar dos entradas ‘salvajes’, ‘criminales’ y ‘escalofriantes’ que realizó no hace mucho el propio Isco sobre Neymar y Gabi. ¿Os acordáis? Yo también. @Bajarlaalpasto

 

 

Anuncios

Los bobos de la camiseta

“Mamá dice que tonto es el que hace tonterías.” – Forrest Gump

camiseta_españa

Mira que somos cachondos y, además, lo que nos gusta embarrar. Lo digo porque la selección española de fútbol se clasificó brillantemente para disputar la Copa del Mundo Rusia 2018, por lo que el tema que nos tenía que preocupar es que, desde ahora y hasta la cita mundialista, Lopetegui pudiese trabajar para que cuando llegue el momento elija a los 23 mejores futbolistas.

Pero, insisto, somos unos cachondos y nos gusta llevar al límite, cuando no al absurdo, cualquier asuntito, dándonos igual que sea más o menos relevante. Así, un pueblo que se divierte lanzando cabras desde un campanario, o en el que hay gente que es capaz de acabar en un hospital por una discusión sobre si la tortilla de patata debe llevar o no cebolla, o donde se insulta a un jugador que defiende a la selección desde que era un niño, no podía dejar escapar la ocasión de montar un jaleo por los colores de la camiseta que Adidás diseño para ir a Rusia.

Esta discusión nos queda muy lejana a los que, como yo, sólo distinguimos los colores básicos – rojo, verde y azul –  y el resultado de sus combinaciones. Pero, claro, desde que los colores tienen apellido, todo es mucho más complicado: rojo bermellón, verde jade, azul petróleo, blanco roto, gris plomo, fucsia-malva-lila-magenta, amarillo crepúsculo… ¿así cómo carallo no se van a liar los diseñadores?

camiseta2

Pues en esas estamos, en plena discusión bizantina sobre si la nueva camiseta de la selección es republicana porque uno de sus colores parece morado – en todo caso sería sólo de la Segunda República, no de la Primera -, o sobre si la segunda equipación en azul y rojo recuerda al FC Barcelona, sin decir que cuando la selección jugó totalmente de blanco, Piqué incluido, nadie dijo ese tipo de mamarrachadas en otro sentido. Por cierto, en este segundo caso los que estarán contentos serán Isco y Asensio, porque nunca tendrán una ocasión como ésta de vestirse con los colores que sienten de verdad.

Lo peor de todo es que desde ahora y hasta que comience el Mundial el globo se seguirá inflando; y lo más triste será que cuando lleguemos a Rusia y nuestro equipo salte al terreno de juego, en vez de escuchar “cuidado, aquí están los favoritos para levantar la Copa del Mundo” escucharemos “coño, ya han llegado los bobos de la camiseta”. @Bajarlaalpasto

 

Piqué se explica, la caverna manipula

“Si se introduce en el proceso de comunicación la mentira o la mala fe, habrá manipulación.” – Albert Jacquard (escritor, ensayista, profesor, filósofo, biólogo y genetista francés).

Pique_rdp

La algarabía provocada por las declaraciones de Gerard Piqué sobre las circunstancias que rodearon antes, durante y después a la jornada del #1O – que motivaron mi post titulado Todos mis respetos, Gerard Piqué – fue aprovechada al día siguiente por un montón de borregos para, amparados en el anonimato que da a acudir a los sitios en rebaño, presentarse en Las Rozas durante el entrenamiento de la selección española con el único objetivo de linchar públicamente al central del Barça y de la roja.

Y digo que “la algarabía… fue aprovechada” porque esas declaraciones de Piqué  – en las que defendía el derecho a votar y criticaba la actuación policial durante el #1O – sirvieron como falsa munición para que la borregada atacase al futbolista por el motivo que más les duele: su declarado antimadridismo. Como muy bien resume mi amigo @EuskalCule: “Paradójicamente, ‘EMPEZÓ TODO’ el día que Piqué dijo ‘gracias Kevin Roldán, contigo EMPEZÓ TODO’”. Imposible explicar más con menos.

Tal fue el jaleo que montó esa patulea que se suspendió el entrenamiento, el seleccionador tuvo que salir a dar explicaciones y la caverna aprovechó para atizarle a Piqué como si fuese un muñeco de pimpampún. Y todo eso fue lo que motivó que el jugador convocase una rueda de prensa.

En su comparecencia ante los medios Piqué se comportó de la misma forma en que lo hace en el terreno de juego: estuvo imperial, señorial y con la cabeza bien alta. Invitó a todos los periodistas – a todos, incluidos los que trabajan para medios que promueven los silbidos contra él –  a que le hiciesen cualquier tipo de preguntas y a todos los neutralizó como hace sobre el césped con los mejores delanteros del mundo. Mandó, templó, dirigió, gesticuló. Sin duda una auténtica master class de un tipo que nunca se esconde y siempre da la cara.

Pero al final sucedió lo esperado y muchos de los medios adscritos al nazionalmadridismo, lo que coloquialmente se conoce como la caverna, (des)informaron a sus lectores y oyentes manipulando las declaraciones de Piqué de un modo vil y rastrero. Y es que ya se sabe que para el nazionalmadrismo – ese gobierno de facto que campa a sus anchas y maneja muchos de los hilos de este país desde el siniestro palco del Bernabéu (como también denunció Piqué) – la selección española no es más que una sección del Real Madrid Club de Fútbol, de la misma manera que Televisión Española, Antena3, Cuatro, Telecinco y laSexta no son más que canales temáticos de Real MadridTV, utilizados para su propaganda.

Y así la declaración más esperada de Piqué “NO ES MI CASO, pero creo que un independentista podría jugar en la selección”, fue recortada en diversos medios tras un curso acelerado de manipulación informativa para presentarla así:

Incluso un pseudoperiodista que desprestigia su profesión por diferentes redacciones y platós, y que tiene como carta de presentación el haber anunciado el declive de Messi – sí, así, con dos cojones -, también se apuntó a meterse como un gorrino a chapotear en el charco:

manu

Como suele ocurrir en estos casos, siempre se acaban subiendo al carro oportunistas que buscan su minutito de gloria. Este ha sido el caso del tal Álvaro Arbeloa, un tuercebotas con un currículum deportivo tan espectacular como inmerecido, que acabó su carrera teniendo que volver de Inglaterra casi a nado cuando fue puesto de patitas en la calle por el todopoderoso West Ham, y que reparte carnets de españoles buenos y malos después de haber declarado en tono chulesco “no veo los partidos de España” o “estoy supercontento de no ir a la selección”.

arbeloa

Mientras muchos no pasan de ser más que unos vulgares metemierda, Piqué se presentó en público a pecho descubierto, sin ningún tipo de censura, y argumentó y habló de respeto y diálogo, dos términos por desgracia en desuso en este mundo de locos en el que estamos viviendo. En varias ocasiones he manifestado que no comparto muchas de las ideas de Piqué, de la misma forma que cuanto más le escucho hablar más le admiro y le respeto. Y hoy le he escuchado con mucha atención. No cambies, Gerard.  @Bajarlaalpasto

Todos mis respetos, Gerard Piqué

“No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo.”  – Voltaire (escritor, historiador, filósofo y abogado francés del siglo XVIII).

Piqué_llora

La frase que encabeza este post fue lo primero que se me vino a la mente tras escuchar a Piqué después de la pamema disputada en el Camp Nou entre el Barça y Las Palmas, y creo que, tras los sucesos vividos en Cataluña el pasado 1 de octubre, muchos deberían leerla y reflexionar. Por cierto, ¿qué le va a pasar al descerebrado que fijó el #1O como fecha para la celebración de ese partido? ¿Y al lumbreras que decidió que era el día perfecto para bordar una banderita en las camisetas? ¿Y a los pseudoperiodistas que ante un fuego se dedicaron a echar gasolina? ¿Y a los metemierda que en cuanto vieron un charco se rebozaron como gorrinos?

Voviendo al temita. Siempre he sido muy fan de Gerard Piqué tanto en lo deportivo como en lo personal. A nivel futbolístico, la categoría de Piqué no ofrece discusión, con el matiz de que es el mejor central del mundo… pero sólo cuando le sale de los cataplines. En el Barça es indiscutible y en la selección española también es el líder de la defensa, teniendo que suplir los despistes y las ausencias injustificadas de Sergio Ramos.

En lo personal, Gerard Piqué es una persona que se viste por los pies, que dice lo que piensa y que es consecuente con sus principios. Pero justo eso es lo que le convierte en sospechoso habitual en un país que se rige por la máxima grouchiana de “estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros”. Y justo por eso tiene todos mis respetos, aunque no aplauda todo lo que diga. Jamás criticaré a nadie por manifestar sus ideas y por no esconderse. Es más, ojalá que muchos de nuestros políticos tomasen ejemplo, nos dijesen tan claro como Piqué lo que piensan, aceptasen preguntas en público y dejasen en algunos casos de hacer el don Tancredo y en otros de esconderse como gusanos.

A mediados del siglo pasado estaba mal visto que los futbolistas hiciesen otra cosa que no fuese dar patadas a un balón. Es famosa la anécdota que cuenta el periodista coruñés Carlos F. Santander en su libro A bote pronto  sobre Pahíño – futbolista gallego que fue internacional y jugó en Celta, Real Madrid y Deportivo de La Coruña – quien tenía inquietudes literarias y culturales y leía incluso a autores prohibidos en la época, como Tolstoi o Juan Ramón Jiménez, y por ello el diario falangista  Arriba comentó: “Pero, ¿qué se puede esperar de un delantero centro que lee a Dostoievski?”. Pues ahora parece que 70 años más tarde algún lumbreras se pregunta “Pero, ¿qué se puede esperar de un defensa central que tiene ideas políticas?”. De marcianos.

Ahora bien, Piqué está en el punto de mira de muchos aficionados, no por sus opiniones políticas, sino por su declarado antimadridismo. Y es que Piqué se ha metido con el Madrid siempre que ha podido y les ha dedicado bromas más o menos graciosas  –  para mi gusto siempre muy graciosas – como las de Kevin Roldán o el jugador CONOcido, llegando a manifestar que para él “es sinfonía que me silbe el Bernabéu”. Y ha celebrado su gol en el histórico 2-6 y les ha enseñado la manita en el famoso 5-0. También, y eso sí que fueron palabras mayores, ha llegado a criticar y a denunciar lo que se cuece en el palco siniestro de ese estadio.

Lo miserable es que, una masa aborregada formada por indigentes intelectuales que se tragan sin rechistar la alfalfa que en forma de mentiras les suministra los medios de la caverna, han trasladado el pique saludable entre Madrid y Barça a roja. Y así, los mismos que con toda la razón del mundo reclaman respeto para los símbolos de la selección, como es el himno español, no tienen reparos en arengar al rebaño para que silben a quien lleva en su camiseta otro símbolo de esa misma selección, como es el escudo.

Y es que a esa panda de botarates alienados sin criterio la política le tira de los pinreles y lo que no le perdonan es su antimadridismo, porque sino también criticarían a otros deportistas que habiendo realizado declaraciones políticas en el mismo sentido que Piqué  – probablemente sin tanta vehemencia -, siguen contando con el favor del gran público.

Ahora, tras sus declaraciones y tuits publicados antes y durante la jornada del #1O, han vuelto a salir en tromba para exigirle que abandone la selección. Y le han dado un recibimiento entre bochornoso y vomitivo en la concentración de la selección en las instalaciones de Las Rozas, llegando a gritarle consignas contradictorias del estilo de “¡Vete a tu país!” al mismo tiempo que “¡Piqué, cabrón, España es tu nación!”. Vamos, que además de borregos son bipolares.

El humorísta gráfico catalán Perich en su célebre libro Autopista publicó la siguiente cita: “En España aún hay mucha gente que para educar a sus hijos les dice: ¡Nene, no pienses: caca!”. Este libro está publicado en 1970 y parece que mucha gente sigue anclada en esos años y aplicando esa idea. Y como esa idea me repugna, manifiesto mi admiración y todos mis respetos por Piqué: por decir lo que piensa y por ser consecuente con sus principios. No cambies nunca, Gerard. @Bajarlaalpasto 

 

Piqué le tira de las orejitas al madridismo

Tras el amistoso Francia-España, el central del Barça y de la selección española dijo ante los micrófonos lo que todo el mundo sabe y nadie se atreve a denunciar.

PIQUE

Al acabar el partido amistoso que finalizó en Saint-Denis con la victoria de España ante Francia (0-2), un Piqué dicharachero y con ganas de repasar la actualidad futbolística se presentó en la zona mixta. Y no dejó a nadie indiferente porque expresó en voz alta lo que muchos piensan en privado, pero no se atreven a denunciar.

Entre otras cosas, Piqué habló sobre el palco del Bernabéu y sus inquilinos, y recordó que el gol de Ramos en la última final de Champions fue en fuera de juego. ¿Contó alguna mentira? ¿Tergiversó algún dato? ¿Era correcta la posición del central madridista en San Siro? ¿Es falso que “la que imputó” a Messi contra el criterio de la fiscalía se sienta en el palco cerca de Florentino? ¿Y que además  ha sido directiva del Real Madrid? ¿O es que Piqué también está obligado a respetar el pacto de silencio tácito que no permite criticar uno de los principales centros del poder económico, social, financiero, político y jurídico de este país?

Como era de esperar, toda la patulea que a diario (des)informa desde los medios de la caverna salieron en tromba a atacar a Piqué, tal y como hacen los perros fieles cuando incomodan a su amo. Pero ninguno ha sido capaz de demostrar que no sea cierto todo lo que ha declarado. Tristemente, hace tiempo que se comenta que el palco del Bernabéu equivale en la actualidad a las antiguas cacerías que se celebraban en tiempos de Franco, en las que ya se movían los hilos de los que ahora habla Piqué.

Para la salud democrática de nuestro sistema, sería deseable que las declaraciones de Piqué no cayesen en saco roto y que no se mate al mensajero. Porque sería muy grave que, también este caso que ha puesto al madridismo al borde de un ataque de nervios, se dilucide en el templo en el que Su Florentineza agasaja a sus invitados y campa a sus anchas. @Bajarlaalpasto

Sergio Ramos, el patriota de pacotilla, mete a la selección en un lío

sergio ramosEl demencial partido que jugó Sergio Ramos contra Croacia le complica el futuro en la Eurocopa a la selección española. Sus errores en los dos goles croatas, el fallo en el penalti y su reiterada indisciplina táctica llevan a España a jugar las eliminatorias finales por la parte más complicada del cuadro.

El que escucha al himno mirando al cielo elevando la cabeza cual contorsionista a punto de desnucarse, el que utiliza muñequeras con los colores de la bandera para demostrar que es más español que el porompompero, pero al mismo tiempo es el que se borra de las llamadas del seleccionador llegando a alegar ataques de lumbago curados milagrosa y misteriosamente en tiempo récord, sufrió en el partido decisivo contra Croacia un nuevo ataque de ego de consecuencias nefastas para su querida selección… tan querida como que llegó a declarar que prefería ganar la décima con su club antes que el mundial.

Y así ayer, tras no recuperarse del ataque de celos sufridos en el primer partido de la Eurocopa contra la República Checa en el que Piqué acaparó todo el protagonismo, decidió que el brazalete de capitán le daba patente de corso para realizar un partido pensando única y exclusivamente en su mayor gloria. A eso hay que añadirle una peligrosa dejadez de funciones por parte del seleccionador, que le consintió que lanzase un penalti decisivo estando en el campo Cesc, Silva, Aduriz o Iniesta, y le permitió unas alegrías tácticas que descosieron el sistema defensivo español justo cuando había que abrochar el empate.

Pero tranquilos, para la mayoría de los medios de comunicación las cagadas de Sergio Ramos fueron meros lances del juego, siendo los culpables de la derrota el calor – creo que a estas horas Camacho sigue insistiendo en lo mismo -, De Gea y sus presuntos problemas con la entrepierna, la inventada falta de respeto de Piqué al himno o las tontorronas declaraciones de Pedro.

En fin, todo vale para disculpar a la gran mentira del fútbol español de los últimos años, un jugador que está para partido de homenaje, aunque al final los botarates al servicio del todopoderoso Florentino Pérez volverán a nombrarlo mejor central del año y lo incluirán en todos los equipos ideales de la temporada ante los aplausos de la borregada. @Bajarlaalpasto

 

Piqué marca y los botarates muestran sus miserias

pique golEspaña debutó en la Eurocopa de Francia derrotando a la República Checa con un gol a última hora de Piqué, que remató de forma impecable un caramelito que le regaló Iniesta – el mejor del partido – en forma de centro teledirigido. Buen partido de la selección española, que dominó de principio a fin al ritmo que marcó Busquets, y un seleccionador que con su acierto en los cambios fue mejorando el once inicial.

Pero tras el gol de Piqué, y cuando todo tenía que ser alegría y celebración por comenzar el torneo con una victoria, volvieron a salir de la caverna un montón de trogloditas casposos, amargados y resentidos, que son los que reparten los carnets de españoles buenos y malos, empeñados en repetir como papagayos una cantinela repleta de mentiras dedicadas al central de la selección: que si no es español, que si es independentista, que si no siente los colores, que si  que si que si… ¡que si sois unos botarates, coño!

Porque Piqué no tiene que demostrar nada a nadie – y mucho menos a una panda de tarados – y su compromiso con la selección española está fuera de toda duda. Es de los que nunca se ha borrado, no como otros que presumen de españoles y hacen pose y parece que se van a desnucar mientras escuchan el himno, pero que han llegado a inventarse lesiones por priorizar los intereses de su club o han afirmado que le haría más feliz ganar la décima que el Mundial. ¿Os imagináis que Piqué hubiese declarado que prefería ganar un sextete o un triplete con el Barça a una Eurocopa o un Mundial con España?  Al día siguiente entrarían los tanques en Barcelona, le harían prisionero y lo condenarían y ejecutarían al amanecer tras un juicio sumarísimo.

Pero lo más triste es el papel vergonzoso de muchos medios de comunicación, especialmente alguno que se financia con dinero público. Después del partido, diversos programas realizaron encuestas en las redes sociales, en lo que parecía una competición para demostrar quién formulaba la pregunta más disparatada. Especialmente repugnante me pareció la planteada desde Estudio Estadio, un histórico de la información deportiva que ahora se reboza en el fango por culpa de unos directivos mediocres que utilizan el dinero público para fines espurios. Preguntar desde una cadena pública “¿Se ha ganado  @3gerardpique el derecho a no ser pitado con España ? #estudioestadio” es sencillamente vomitivo y sería un motivo más que suficiente para que más de uno tuviese hoy la carta de despido encima de su mesa.

Al final, una vez más, Piqué ha sido el que ha vuelto a demostrar su cordura, su educación y su saber estar, no siendo revanchista y mostrando simplemente su alegría por haber contribuido al triunfo de su equipo, celebrando la victoria con su hijo mayor vestido con la camiseta de la selección, e ignorando lo que le pedíamos algunos tuiteros acalorados… como yo mismo ;-). @Bajarlaalpasto

 

La selección española pasa a la historia

En cualquier ámbito de la vida, hacer fácil lo difícil sólo está al alcance de los genios; esta regla, en el caso del deporte, se cumplió de nuevo con la victoria conseguida por la selección española de fútbol en la Eurocopa. Hasta ayer nadie había sido capaz de enlazar título continental, título mundial y revalidar el título continental: las que estuvieron más cerca fueron la Alemania de Beckembauer y la Franciade Zidane; pero ha sido la España de Aragonés y Del Bosque la que lo ha conseguido para colocarse en lo más alto de la historia del fútbol mundial. 

Hace cuatro años Luis Aragonés apostó por un estilo de juego basado en colocar en el campo a todos los jugadores más talentosos, apostando por la idea de que la mejor defensa consiste en tener el balón en tu poder. La consecución del título dela Eurocopade 2008 desarrollando un fútbol vistoso fue la demostración de que el concepto futbolístico era el bueno; tras la marcha de Aragonés,la R.F.E.F. apostó por Del Bosque que, como entrenador sensato, continuó con el modelo que había dado tan buenos resultados, puliéndolo y mejorándolo, hasta conseguir el Campeonato del Mundo y una nueva Eurocopa. 

Habrá tiempo para analizar con más calma el juego de la selección y el papel desempeñado por cada jugador. Hoy nos quedaremos con la alegría que ha supuesto para todos los aficionados este nuevo triunfo, y con el orgullo que sentimos los amantes del fútbol de poder presumir de un equipo que es la admiración de todo el mundo.