El Barça sólo provoca a los mediocres

Messi_celebraciónHace tantos años que el Barça está demostrando una superioridad tan insultante en el fútbol mundial que el madridismo no ha encontrado consuelo ni tras haber atracado dos Champions en las últimas tres temporadas. En el fondo – su complejo de superioridad jamás les permitirá reconocerlo – saben que esos dos títulos no les corresponden, por eso sus únicas alegrías son criticar todo lo que hagan los causantes de sus desvelos.

Da igual el motivo, de un tiempo a esta parte cualquier acción es susceptible de ser considerada una provocación en merenguilandia, siempre que la haya cometido un jugador vestido de azulgrana. Que Neymar hace un regate, provocación; que Suárez disputa un balón, provocación; que Piqué publica un tuit, provocación; que Masche marca un gol, provocación; que Messi y el uruguasho lanzan un penalti a lo Cruyff, provocación; que le remontan al PSG en Champions, provocación; que Luis Enrique no contesta preguntas gilipollas, provocación; que se recurre una sanción ante el TAD, provocación.

Pero es que la última ya es de traca: que Messi juegue un partidazo en el clásico del Bernabéu, marque el empate, aguante los palos de Casemiro, un codazo de Marcelo y una entrada salvaje de Sergio Ramos, ponga en jaque a todo el Real Madrid ante su afición, cree una ocasión tras otra hasta que el minuto 92 certifica la remontada del Barça con un golazo que devuelve a su equipo a la lucha por el título de Liga y lo celebre sin hacer un mal gesto, simplemente mostrando su camiseta… ¡también es provocación!

En resumen, da igual lo que haga el Barça, porque la instrucción enviada desde la cúpula de la Casa Blanca a todos sus altavoces mediáticos dirigidos por sus palanganeros de cámara está clara: criticar todo, absolutamente todo lo que tenga que ver con el FC Barcelona. Por cierto, ¿creéis que este post será considerado una provocación entre los mediocres? Porque confieso que lo he escrito con esa intención 😉 @Bajarlaalpasto

 

Anuncios

Piqué es el genio que mueve los hilos

PIQUEComo si se tratase de uno de sus tuits más famosos, cada vez que habla Piqué… ¡BOOOOOOOOOOOM!!! Y es que en esta última ocasión, las verdades que manifestó Piqué tras el amistoso Francia-España han provocado que salga a la palestra Edmundo Bal Francés, abogado del Estado – jefe del Departamento de Penal de la Abogacía General del Estado, que ha pasado en un día de ser conocido en su casa a la hora de comer a postularse para ocupar un asiento en el pesebre de El Chiringuito.

Y es que don Edmundo se ha puesto estupendo para reclamar el protagonismo que su antigua jefa Marta Silva le había robado; por cierto, un protagonismo que, mientras la exdirectiva de Florentino Pérez ejerció como Abogada General del Estado y Directora del Servicio Jurídico del Estado, no se había atrevido a poner en cuestión.

Porque, como nos cuenta el bueno de don Edmundo en su artículo publicado en El Confidencial, “[Marta Silva] jamás me pidió mayores detalles sobre estos dos asuntos [casos Messi y Neymar referidos por Piqué]. Es más, cuando determinados medios de la prensa deportiva comenzaron a publicar lo mismo que el señor Piqué dijo al término del partido de fútbol…” Vamos que don Edmundo reconoce que jamás ha dicho ni pío sobre lo que publicaba la prensa deportiva – y la que no es deportiva, sin ir más lejos el digital en el que publica su artículo – sobre las íntimas relaciones profesionales entre Marta Silva y Florentino Pérez, y en cambio sí que sale ahora para enmendarle la plana al futbolista del Barça y de paso darle una clase magistral sobre terminología y práctica jurídica.

Pero sin duda lo más chusco es que don Edmundo – nombre de galán otoñal de culebrón de sobremesa – desvela que Marta Silva hacía dejadez de funciones cuando le decía “mira, Edmundo, estos temas mejor ni me los cuentes…” Vamos, que quiere hacernos creer que a la Directora del Servicio Jurídico del Estado le importaban tres pepinos los asuntos que sabía que iban a ocupar todas las portadas de la prensa y que iban a abrir los informativos.

Es curioso, vivimos en un país en el que nadie sabe nada: la Pantoja no sabía nada, una infanta estaba en las berzas, un tesorero del PP – coño, si era tío de Marta Silva Lapuerta – pasaba por allí, la Abogada General del Estado silbaba melodías… pero resulta que un chaval de 18 años sin estudios, que le daba patadas a un balón, fue acusado por esa misma Abogacía y en contra del criterio de la Fiscalía como capo mafioso por haber montado una estructura para defraudar al Estado… ¡porque él sí que lo sabía todo todo todo!

En fin, gracias a Piqué nos hemos enterado del funcionamiento de una de más importantes instituciones del país, que presume de haber conseguido que Messi haya colaborado en “… construir carreteras, hospitales, escuelas o mejorar el Cercanías de Barcelona…”, y supongo que también, aunque don Edmundo lo omite, en pagar los rescates de autopistas y radiales, el túnel Petrus o Castor, chapuzas con el denominador común de estar protagonizadas por una empresa de tres letras vinculada al presidente del Real Madrid… y que no es PSG, que alguno sigue obsesionado.

Lo que es indiscutible es que Piqué con sus declaraciones ha agitado un avispero, le ha marcado la agenda a los medios pesebreros de la caverna y hasta puede conseguir que la figura intocable de Florentino Pérez comience a tambalearse. Y es que, si bien pocos dudan de que los hilos de este país se mueven en el palco del Santiago Bernabéu, es cierto que desde el martes todos bailan al son que marca Piqué. @Bajarlaalpasto

Nota: mi recuerdo y mi agradecimiento a mi buen amigo @fiscalBernabeu, fuente inagotable de información y de inspiración 😉

Piqué le tira de las orejitas al madridismo

Tras el amistoso Francia-España, el central del Barça y de la selección española dijo ante los micrófonos lo que todo el mundo sabe y nadie se atreve a denunciar.

PIQUE

Al acabar el partido amistoso que finalizó en Saint-Denis con la victoria de España ante Francia (0-2), un Piqué dicharachero y con ganas de repasar la actualidad futbolística se presentó en la zona mixta. Y no dejó a nadie indiferente porque expresó en voz alta lo que muchos piensan en privado, pero no se atreven a denunciar.

Entre otras cosas, Piqué habló sobre el palco del Bernabéu y sus inquilinos, y recordó que el gol de Ramos en la última final de Champions fue en fuera de juego. ¿Contó alguna mentira? ¿Tergiversó algún dato? ¿Era correcta la posición del central madridista en San Siro? ¿Es falso que “la que imputó” a Messi contra el criterio de la fiscalía se sienta en el palco cerca de Florentino? ¿Y que además  ha sido directiva del Real Madrid? ¿O es que Piqué también está obligado a respetar el pacto de silencio tácito que no permite criticar uno de los principales centros del poder económico, social, financiero, político y jurídico de este país?

Como era de esperar, toda la patulea que a diario (des)informa desde los medios de la caverna salieron en tromba a atacar a Piqué, tal y como hacen los perros fieles cuando incomodan a su amo. Pero ninguno ha sido capaz de demostrar que no sea cierto todo lo que ha declarado. Tristemente, hace tiempo que se comenta que el palco del Bernabéu equivale en la actualidad a las antiguas cacerías que se celebraban en tiempos de Franco, en las que ya se movían los hilos de los que ahora habla Piqué.

Para la salud democrática de nuestro sistema, sería deseable que las declaraciones de Piqué no cayesen en saco roto y que no se mate al mensajero. Porque sería muy grave que, también este caso que ha puesto al madridismo al borde de un ataque de nervios, se dilucide en el templo en el que Su Florentineza agasaja a sus invitados y campa a sus anchas. @Bajarlaalpasto

Pray for the Royal de Madrid

penalti_villarrealViendo las (des)informaciones que está transmitiendo la caverna a través de todos su voceros, llenando horas en programas de radio y televisión y acaparando las portadas de sus panfletos, al final conseguirán que aparezcan como víctimas los autores del atraco perpetrado el pasado domingo en el estadio de la Cerámica.

En dicho partido, Gil Manzano espoleó al Real Madrid para remontar un partido que tenía perdido, pitando un penalti que solo existió en su imaginación, condicionando el resultado final para mantener a su querido Madrid al frente de la clasificación de la Liga Florentino Pérez.

Al finalizar ese simulacro de partido, el presidente del Villarreal salió en defensa de su club porque acababa de ser atracado en su casa y delante de sus narices, para revelar – entre otras lindezas – que el equipo arbitral había abandonado el estadio portando unas bolsas, ¡oh, qué casualidad! – con la imagen del Real Madrid. Al mismo tiempo, el jugador del FC Barcelona Gerard Piqué publicaba un tuit en el que recogía recortes de prensa de la capital para demostrar la desigualdad de trato arbitral.

A las vista de esas dos actuaciones, le faltó tiempo a la caverna para salir en tromba a darle la vuelta al calcetín, y convertir al verdugo en víctima y al beneficiado en agraviado. Para completar el circo no podía faltar la portadita del panfleto dirigido por Relaño – el inventor del Villarato hace tiempo que se pasó al Portadato – y si hace unos años hizo desaparecer de una foto a un jugador del Athletic para justificar un fuera de juego del Barça, ahora vuelve a demostrar su indigencia intelectual y su mala praxis periodística trazado una línea imaginaria a la ‘vaiche boa’ para denunciar un delirante atraco al equipo de sus amores.

portada_as

Y así, en estos momentos alguno de los Comités que tenemos en este país de pandereta – ya se sabe que si queremos que algo no funcione lo mejor es crear un comité, o una comisión, o un observatorio – está estudiando empapelar a Fernando Roig por decir que Gil Manzano salió del estadio portando unas bolsas del Real Madrid cuando Gil Manzano salió del estadio portando unas bolsas del Real Madrid, y a Piqué simplemente por publicar un tuit con noticias de prensa, a no ser que en este caso le reclamen derechos de autor.

Los lectores de este blog ya sabe que siempre estoy a favor de defender causas justas y a los más desamparados. Por eso os pido, queridos lectores, que mientras releáis este post encendáis una vela, pongais Imagine como música de fondo, mientras tuiteáis un mensaje a favor del equipo merengue utilizando el hashtag #PrayForTheRoyalDeMadrid. Seguro que a todos los que lo hagáis, Su Florentineza le regalará una bolsita con chucherías como la que recibió Gil ‘el mártir’ Manzano. @Bajarlaalpasto

Por desgracia, el mundo es de los mediocres

pique_messiVivimos en el año 2016, presumimos de que lo sabemos todo, de estar comunicados las 24 horas del día, de poseer toda la información que queremos al instante… Tenemos más posibilidades que nunca de viajar, de conocer nuevas culturas, de abrir nuestras mentes, de hacer nuevas amistades, de intercambiar conocimientos al instante con cualquier persona en el otro extremo del mundo…

Pero, sorprendentemente, no hemos sido capaces de canalizar todas esas ventajas para, entre todos, vivir en una sociedad mejor, sobre todo más libre, tolerante y respetuosa. Si nos fijamos en quienes son los amos del mundo – o en quienes están a punto de serlo – entenderemos muchos de los males de nuestro tiempo. Dirigentes acomplejados, sectarios, revanchistas, incapaces, abyectos, “cortoplacistas” y la mayoría cortos de miras y de entendederas… mediocres en una palabra.

Y lo triste y más preocupante es que esa mediocridad se ha instalado en todos los aspectos de nuestra sociedad, no solo en la política. No hay más que repasar cuáles son los libros más vendidos, o las películas más vistas, o las programas de televisión que arrasan en audiencia, o lo que entiende nuestra juventud por “triunfar en la vida”.

Los que me seguís en este blog sabéis que aquí solo escribo sobre fútbol. Pero, tras el bochornoso tratamiento informativo sobre el episodio de “las mangas de Piqué”, me he permitido esta reflexión introductoria porque es el único argumento que se me ocurre para explicar lo que está sucediendo con dos cracks del fútbol mundial: Leo Messi y el propio Piqué… Sin duda, el argentino es el mejor futbolista del mundo y al final de su carrera se le recordará como el mejor de la historia; y, desde hace un par de temporadas, el central de la selección española es el mejor en su puesto, por mucho que otros reciban los favores de la prensa.

Pues bien, por increíble que parezca, ambos son cuestionados en sus respectivas selecciones nacionales. ¿Los motivos? En el caso de Messi, se le acusa de no haber ganado ningún gran torneo, cuando gracias a él Argentina ha jugado consecutivamente una final de la Copa del Mundo y dos de la Copa América, sin darse cuenta de que sin él no se clasificarían ni para jugar las fases finales. El caso de Piqué todavía es más triste, ya que por ser tan del Barça y de liderar la rivalidad contra el Real Madrid, la prensa aborregada de la capital se ha inventado historias carentes de sentido sobre su falta de implicación con la selección española.

Por eso, y enlazando los casos de Messi y de Piqué con el comienzo del post, la única explicación que encuentro es que la mediocridad se ha instalado en nuestras vidas hasta tal punto que criticamos a todo aquel que destaca por sus méritos. Pero, al final, la realidad es que los que le atizan a Messi y a Piqué nunca serán nada más que una panda de botarates que no ven más allá de sus narices y que, tristemente, vagarán por la vida instalados en su más absoluta mediocridad formando parte de un rebaño. @Bajarlaalpasto

Sergio Ramos, el patriota de pacotilla, mete a la selección en un lío

sergio ramosEl demencial partido que jugó Sergio Ramos contra Croacia le complica el futuro en la Eurocopa a la selección española. Sus errores en los dos goles croatas, el fallo en el penalti y su reiterada indisciplina táctica llevan a España a jugar las eliminatorias finales por la parte más complicada del cuadro.

El que escucha al himno mirando al cielo elevando la cabeza cual contorsionista a punto de desnucarse, el que utiliza muñequeras con los colores de la bandera para demostrar que es más español que el porompompero, pero al mismo tiempo es el que se borra de las llamadas del seleccionador llegando a alegar ataques de lumbago curados milagrosa y misteriosamente en tiempo récord, sufrió en el partido decisivo contra Croacia un nuevo ataque de ego de consecuencias nefastas para su querida selección… tan querida como que llegó a declarar que prefería ganar la décima con su club antes que el mundial.

Y así ayer, tras no recuperarse del ataque de celos sufridos en el primer partido de la Eurocopa contra la República Checa en el que Piqué acaparó todo el protagonismo, decidió que el brazalete de capitán le daba patente de corso para realizar un partido pensando única y exclusivamente en su mayor gloria. A eso hay que añadirle una peligrosa dejadez de funciones por parte del seleccionador, que le consintió que lanzase un penalti decisivo estando en el campo Cesc, Silva, Aduriz o Iniesta, y le permitió unas alegrías tácticas que descosieron el sistema defensivo español justo cuando había que abrochar el empate.

Pero tranquilos, para la mayoría de los medios de comunicación las cagadas de Sergio Ramos fueron meros lances del juego, siendo los culpables de la derrota el calor – creo que a estas horas Camacho sigue insistiendo en lo mismo -, De Gea y sus presuntos problemas con la entrepierna, la inventada falta de respeto de Piqué al himno o las tontorronas declaraciones de Pedro.

En fin, todo vale para disculpar a la gran mentira del fútbol español de los últimos años, un jugador que está para partido de homenaje, aunque al final los botarates al servicio del todopoderoso Florentino Pérez volverán a nombrarlo mejor central del año y lo incluirán en todos los equipos ideales de la temporada ante los aplausos de la borregada. @Bajarlaalpasto

 

Piqué marca y los botarates muestran sus miserias

pique golEspaña debutó en la Eurocopa de Francia derrotando a la República Checa con un gol a última hora de Piqué, que remató de forma impecable un caramelito que le regaló Iniesta – el mejor del partido – en forma de centro teledirigido. Buen partido de la selección española, que dominó de principio a fin al ritmo que marcó Busquets, y un seleccionador que con su acierto en los cambios fue mejorando el once inicial.

Pero tras el gol de Piqué, y cuando todo tenía que ser alegría y celebración por comenzar el torneo con una victoria, volvieron a salir de la caverna un montón de trogloditas casposos, amargados y resentidos, que son los que reparten los carnets de españoles buenos y malos, empeñados en repetir como papagayos una cantinela repleta de mentiras dedicadas al central de la selección: que si no es español, que si es independentista, que si no siente los colores, que si  que si que si… ¡que si sois unos botarates, coño!

Porque Piqué no tiene que demostrar nada a nadie – y mucho menos a una panda de tarados – y su compromiso con la selección española está fuera de toda duda. Es de los que nunca se ha borrado, no como otros que presumen de españoles y hacen pose y parece que se van a desnucar mientras escuchan el himno, pero que han llegado a inventarse lesiones por priorizar los intereses de su club o han afirmado que le haría más feliz ganar la décima que el Mundial. ¿Os imagináis que Piqué hubiese declarado que prefería ganar un sextete o un triplete con el Barça a una Eurocopa o un Mundial con España?  Al día siguiente entrarían los tanques en Barcelona, le harían prisionero y lo condenarían y ejecutarían al amanecer tras un juicio sumarísimo.

Pero lo más triste es el papel vergonzoso de muchos medios de comunicación, especialmente alguno que se financia con dinero público. Después del partido, diversos programas realizaron encuestas en las redes sociales, en lo que parecía una competición para demostrar quién formulaba la pregunta más disparatada. Especialmente repugnante me pareció la planteada desde Estudio Estadio, un histórico de la información deportiva que ahora se reboza en el fango por culpa de unos directivos mediocres que utilizan el dinero público para fines espurios. Preguntar desde una cadena pública “¿Se ha ganado  @3gerardpique el derecho a no ser pitado con España ? #estudioestadio” es sencillamente vomitivo y sería un motivo más que suficiente para que más de uno tuviese hoy la carta de despido encima de su mesa.

Al final, una vez más, Piqué ha sido el que ha vuelto a demostrar su cordura, su educación y su saber estar, no siendo revanchista y mostrando simplemente su alegría por haber contribuido al triunfo de su equipo, celebrando la victoria con su hijo mayor vestido con la camiseta de la selección, e ignorando lo que le pedíamos algunos tuiteros acalorados… como yo mismo ;-). @Bajarlaalpasto

 

¡Tremendo doblete!

barça campeón copaEl Barça de Luis Enrique le da una vuelta más al columpio y firma un espectacular registro de 7 títulos conseguidos de 9 disputados, una barbaridad. Si en al tramo final de liga se sobrepuso a un bache inesperado para ganarla en el último partido, ahora ha levantado la Copa del Rey imponiéndose a un gran Sevilla tras jugar una hora con un jugador menos por la expulsión de Mascherano.

Partidazo de todo el equipo, con especial protagonismo para Piqué, Iniesta y Messi que asumieron galones y demostraron su capacidad de liderazgo en los momentos más complicados de la final.

Así es que ni esteladas ni triste doblete ni demás mamarrachadas difundidas por la caverna para intentar enturbiar una auténtica fiesta del fútbol, como es la final de la Copa del Rey. Y triunfo del fútbol y solo del fútbol, el que se juega intensamente sobre el campo y se vive con pasión en las gradas y a través de la televisión.

Y enorme el Sevilla, tanto sus jugadores como sus aficionados, que solo se quedó a un paso del título porque enfrenta tenía a un FC Barcelona que no se cansa de ganar. De ahí el mérito de Luis Enrique y de sus futbolista, que ya lo han ganado todo, han pulverizado todos los registros, pero siguen compitiendo como si fuesen debutantes. Mientras mantengan esa actitud, los gurús que llevan años proclamando el ‘fin de ciclo’ de los azulgranas seguirán haciendo el ridículo. Pobres botarates. @Bajarlaalpasto

 

 

Y el Athletic fue superior

adurizTras la sonrojante derrota por 4-0 en el partido de ida de la final de la Supercopa de España disputado en San Mamés, el Barça necesitaba una remontada histórica para sumar el quinto título del año y así poder optar a conseguir su segundo sextete. Pero después de un inicio prometedor con dos ocasiones seguidas – remate fallido de Pedro y disparo de Piqué al larguero – el Athletic se fue acomodando en el campo viendo como el reloj corría a su favor.

El Barça salió con su equipo de gala, pero se notó en exceso que todavía estamos en agosto y ni las piernas ni la cabeza están su mejor momento. Para remontar hacía falta que el balón corriese rápido de un lado a otro, que los laterales y los interiores se incorporasen y llegasen por sorpresa a las posiciones de ataque, y que los puntas estuviesen especialmente inspirados. Y nada de esto sucedió, al menos hasta el filo del descanso, cuando una llegada de Mascherano rompió a la defensa bilbaína y permitió a Messi marcar y llevar la ilusión a la grada.

Pero la segunda parte comenzó sin grandes novedades y los hombres de Luis Enrique no eran capaces de generar ocasiones de peligro. Hasta que llegó la jugada que ya terminó de matar la final, como fue la expulsión de Piqué por dirigirse a un juez de línea protestando una acción anterior al grito de, según recogió el árbitro en el acta, ‘me cago en tu puta madre’.

A partir de ese momento, con un jugador menos unido al cansancio acumulado, el Barça bajó los brazos y el Athletic se estiró, lo que le permitió igualar el marcador con un tanto de Aduriz que se convirtió en el auténtico protagonista de la final. Impresionante el veterano ‘9’ rojiblanco.

En el cómputo global de los dos partidos el equipo Valverde fue superior, tanto en intensidad como en colocación sobre el campo, y en el primer encuentro supo aprovechar sus ventajas y sentenciar a un Barça blandito que dio la impresión de presentarse en San Mamés con la toalla y las chanclas de la playa.

Y así merecidamente el Athletic volvió a levantar un trofeo 31 años después, dejando además la sensación de que puede convertirse en la sorpresa de la liga.

La sombra del central es alargada…

ZubizarretaCon la liga ya comenzada, resulta que Zubizarreta, en su condición de director deportivo del Barça, no ha cumplido con la principal tarea que tenía encomendada, que no era otra que la de fichar a un central de campanillas. Y así, a falta de dos semanas para el cierre del mercado, y tras escuchar las declaraciones del Tata Martino parece que este fichaje no se producirá antes de la apertura del mercado de invierno. 

Si la experiencia tiene que servir para algo, éste sería el ejemplo más claro. Un equipo como el F.C. Barcelona no puede llevar cuatro años pendiente de apuntalar un puesto tan importante, como es el centro de la defensa. A día de hoy, y a la vista de la mala experiencia de la temporada pasada, parece que con Piqué, Puyol, Mascherano y Bartra esta posición estará un poco justa de efectivos. Piqué es indiscutible y, si está en forma y a su nivel, es uno de los mejores del mundo en su puesto; Puyol siempre tendrá un sitio, pero su edad y su propensión últimamente a lesionarse hace que no se pueda contar con él para una temporada completa y exigente; Mascherano ha demostrado que puede cumplir, pero en ocasiones deja entrever sus carencias, al tener que adaptarse a una posición que no es la suya; y Bartra tiene calidad, aunque lo mejor sería que se foguease un año en un equipo de nivel medio en el que pudiese demostrar su verdadero potencial. 

Pero lo malo no es solo el no haber conseguido fichar a un central de categoría internacional, sino los bandazos que se han dado en este tema. Desde la temporada pasada el favorito era Thiago Silva, pero no se apostó decididamente por él y acabó fichando por el PSG; este año se intentó un acercamiento del que el único favorecido fue el central brasileño que consiguió que el club parisino le firmase un contrato de los que quitan el hipo. 

El siguiente en entrar es escena fue David Luiz, compañero de Thiago en la canariha, y que podría encajar perfectamente en la maquinaria culé. Pero con la llegada de Mourinho al Chelsea se cerró cualquier opción de negociar, por lo que se abrió el abanico con otras opciones. 

A partir de ahí surgieron los nombres de Vertonghen, Vermaalen y Agger, cada uno con unas características muy distintas, lo que ya dio la sensación de que no estaba claro del perfil que se estaba buscando. Y la peor señal fue cuando, tras el fichaje de Martino como entrenador, aparecieron como candidatos Vergini y Samuel, en lo que se consideró la antología del disparate. Pero no contentos con este despropósito, la semana pasada la prensa deportiva publicó alegremente que la lista se había ampliado con Otamendi, Mangala, Bisevac y Sakho… 

En resumen, el Barça inicia la temporada con la misma carencia que tuvo en las campañas anteriores, dando la impresión de que en los despachos del Camp Nou todavía no se ha superado el síndrome Chigrinsky. Y lo más grave es que Zubi queda señalado ya que no ha sido capaz de apuntalar a la plantilla en la posición que más necesitaba. Esperemos que a finales de temporada no tengamos que volver a escuchar la lamentación de “… y si hubiésemos tenido otro central…”