Pepe se despidió del Real Madrid repartiendo patadones

Tras diez años repartiendo cera enfundado con la camiseta del Madrid, Pepe se ha despedido de la Casa Blanca de la misma forma en la que la ha defendido durante todas estas temporadas: dándole patadones a todo y a todos, empezando por el entrenador y acabando por el presidente.

pepe_casquero

Hace unos años el central portugués se ganó un lugar en la historia del fútbol al protagonizar uno de los episodios más vergonzosos vividos en un campo, como fue el de patear a un compañero de profesión – el jugador del Getafe Casquero -, cuando se encontraba tendido sobre el césped. Ese mismo día, el Real Madrid emborronó un poco más su escudo al no expulsarlo del club.

Pero ya se sabe que para ser leyenda del madridismo es condición indispensable tener un compartimiento antideportivo; y así referentes del juego limpio y de la deportividad – como Del Bosque, Casillas o Raúl – han tenido que abandonar el club en silencio y por la puerta de atrás, mientras han elevado a los altares de esa pamema conocida pomposamente como el señorío a auténticos guadañeros desde De Felipe hasta Pepe, pasando por Benito, Rocha, Sanchís, Hierro, Xabi Alonso, Arbeloa o Sergio Ramos.

pepe_messi

Lo triste para Pepe ha tenido que ser abandonar el club merengue sin haber logrado su principal objetivo: pasar a la historia como el carnicero que lesionó Messi… y mira que lo intentó. De haberlo conseguido, seguro que el Visir de Chamartín le hubiese firmado un contrato vitalicio, y al retirarse como jugador pasaría a la fábrica de Valdebebas para educar en los valores del madridismo a las nuevas generaciones.

Seguro que si el ya excentral merengón Pepe hubiese acabado con la carrera deportiva de D10S, en el minuto 3 de los partidos que se jugasen en el Franco Arena se cantaría “¡Pepe Pepe Pepe, Pepe es el jefe”, de la misma forma que desde hace años se canta en el minuto 7 “Illa illa illa, Juanito maravilla”, en recuerdo del jugador que pisoteo la cabeza de Matthaus en Munich.

Lo cierto es que para la competición española es una gran noticia la marcha de pseudojugadores que tienen como único objetivo darle patadas a todo lo que se mueve… excepto al balón. Por eso digo alto y claro “Hasta nunca, Pepe”. @Bajarlaalpasto

Anuncios

El Barça sólo provoca a los mediocres

Messi_celebraciónHace tantos años que el Barça está demostrando una superioridad tan insultante en el fútbol mundial que el madridismo no ha encontrado consuelo ni tras haber atracado dos Champions en las últimas tres temporadas. En el fondo – su complejo de superioridad jamás les permitirá reconocerlo – saben que esos dos títulos no les corresponden, por eso sus únicas alegrías son criticar todo lo que hagan los causantes de sus desvelos.

Da igual el motivo, de un tiempo a esta parte cualquier acción es susceptible de ser considerada una provocación en merenguilandia, siempre que la haya cometido un jugador vestido de azulgrana. Que Neymar hace un regate, provocación; que Suárez disputa un balón, provocación; que Piqué publica un tuit, provocación; que Masche marca un gol, provocación; que Messi y el uruguasho lanzan un penalti a lo Cruyff, provocación; que le remontan al PSG en Champions, provocación; que Luis Enrique no contesta preguntas gilipollas, provocación; que se recurre una sanción ante el TAD, provocación.

Pero es que la última ya es de traca: que Messi juegue un partidazo en el clásico del Bernabéu, marque el empate, aguante los palos de Casemiro, un codazo de Marcelo y una entrada salvaje de Sergio Ramos, ponga en jaque a todo el Real Madrid ante su afición, cree una ocasión tras otra hasta que el minuto 92 certifica la remontada del Barça con un golazo que devuelve a su equipo a la lucha por el título de Liga y lo celebre sin hacer un mal gesto, simplemente mostrando su camiseta… ¡también es provocación!

En resumen, da igual lo que haga el Barça, porque la instrucción enviada desde la cúpula de la Casa Blanca a todos sus altavoces mediáticos dirigidos por sus palanganeros de cámara está clara: criticar todo, absolutamente todo lo que tenga que ver con el FC Barcelona. Por cierto, ¿creéis que este post será considerado una provocación entre los mediocres? Porque confieso que lo he escrito con esa intención 😉 @Bajarlaalpasto

 

El Barça saca a relucir las miserias de As y Marca

Tras la justísima eliminación del Barça en los cuartos de final de la Champions ante la Juve, el interés estaba en ver cómo tratarían (des)informativamente el tema desde la caverna. Lo que sucedió por la noche en el pesebre de Pedrerol, en principio, no me interesa porque es un programa dirigido y protagonizado por indigentes intelectuales, destinado a una masa aborregada predispuesta a rumiar y a regurgitar la alfalfa que le suministran noche tras noche sin ningún criterio. Nunca ha sido nada más que eso, ni tiene pasado ni, espero y deseo, tiene más futuro que seguir compitiendo con programas del tarot y de teletienda.

Pero las portadas de hoy de As y de Marca le han dado una vuelta más al columpio, y son un compendio en el que se fusionan el mal gusto, la mediocridad y los complejos de dos medios de comunicación, con un pasado más que respetable, pero que ya llevan años embadurnando sus cabeceras chapoteando en las cloacas del haciendo un periodismo de alcantarilla.

portada_as

La portada de As es especialmente vomitiva. Si ya me lo pareció en cuanto la vi a primera hora en internet, me quedó más claro cuando a media mañana salí, como hago habitualmente, a tomar una caña y a ojear la prensa. En el bar en el que estaba se encontraban dos chavales – no tendrían más de 18 años – escarallándose de risa mientras contemplaban la foto de la portada de As con comentario del tipo de “coño, que pena que Messi no se hubiese partido el cuello y se hubiese quedado paralítico, jajaja”. Otros comentarios, jaleados por gran parte de la concurrencia, son sencillamente irreproducibles. Enhorabuena Relaño, objetivo conseguido… menudas risas, ¿verdad?

portada_marca

Por su parte, Marca realizó una interpretación tan equivocada como malintencionada sobre la que sucedió en el Camp Nou cuando, tras al finalizar el partido y confirmarse la eliminación del Barça, el público se quedó ondeando sus banderas, cantando y animando a sus jugadores. Destacar que “el Camp Nou despidió al equipo como si fuera el fin de una era gloriosa” es la manifestación de un deseo por parte de una patulea de acomplejados que llevan muchos años viendo como el equipo culé ha ganado todos los títulos posibles, adornados con un sextete (nadie más en el mundo sabe lo que es eso), dos tripletes (sí, dos tripletes, otro caso único), todo ello salpicado además con resultados históricos como los 2-6 y 0-4 en el Bernabéu o la manita al Moudrid en Barcelona.

En el caso de Marca la mamarrachada se completó con una encuesta delirante sobre el mismo tema. Entiendo que los palanganeros que han puesto un título universitario y su decencia al servicio de ese panfleto no soportan que el barcelonismo esté unido ante una derrota, sin duda muy dolorosa, y que se sientan orgullosos y presuman de equipo. Pero esa es la gran diferencia con el club al que J.I. Gallardo y sus adláteres rinden pleitesía a cambio de intereses espurios, que nunca han sabido perder y mucho menos ganar.

tuit_marca

Estas dos portadas vomitivas demuestran hasta que punto el nazionalmadridismo sigue rabioso y echando espumarajos por la boca, y por eso celebran la eliminación del FC Barcelona – gracias a otro equipo, por supuesto, porque saben que ellos jamás lo conseguirían -, conscientes de que entre eso, los Kuipers, ClattenburgsKassais de turno y las juegos malabares con las bolas de los Infantino’s boys, están más cerca de desprestigiar un poco más la competición para mayor gloria del Visir de Chamartín. @Bajarlaalpasto

 

Yo creo en este Barça, ¿y tú?

Este miércoles el Barça se jugará contra la Juventus el pase a semifinales de la Champions League, para lo cual necesitará remontar el 3-0 sufrido en el partido de ida. ¿Creéis que lo conseguirá? Yo también.

Messi_LE

Por motivos familiares alegres (visitas deseadas, comilonas, paseos, running, copas, largas conversaciones, muchas risas…), esta Semana Santa he estado desconectado de las redes sociales, he tenido el blog abandonado y, prácticamente, no he seguido la información deportiva. Es más, el sábado ni vi el partido del Barça contra la Real Sociedad.

Hago esta breve introducción porque ayer por la tarde, una vez que ya había vuelto a la vida normal, tuiteé casi sin darme cuenta lo siguiente:

Y es cierto. La misma noche del desastre de París ante el PSG fui de los culés que pensaba en que se podía remontar o de los que, por lo menos, no íbamos a consentir que nadie nos quitase la ilusión de pelear por conseguirlo. Recuerdo que al día siguiente publiqué el post Yo no me bajo del carro que tuvo mucha repercusión y que, está mal que yo lo diga, a muchos les sirvió para alejar viejos fantasma y creer en lo mismo que yo.

Pues ahora, y tras el nuevo varapalo sufrido en Turín, sigo pensando lo mismo. Y no lo pienso porque sea un esnafrado o porque me haya dado un golpe en la cabeza, sino porque este Barça me ha dado pruebas más que de sobra para que confíe en él. Y porque, como digo habitualmente, con Messi sobre un campo de fútbol siempre sucederá lo que D10S quiera que suceda. Y estoy convencido de ello.

Es más, los que esperan que el miércoles suceda un milagro están equivocados… porque nunca es un milagro que este Barça marque 3, 4 o 5 goles, a no ser que consideremos algo sobrenatural y de origen divino lo que lía Messi habitualmente con el balón en sus pies.

Por eso me reafirmo en que yo creo en este Barça, y más tras haber escuchado a Luis Enrique en la rueda de prensa previa al partido de vuelta contra la Juve (captura de @rubenuria):

ruben_uria

Así es que nadie me va a quitar la ilusión de sentarme este miércoles – tras escuchar el himno puesto en pie como todas las noches de Champions – a ver al partido con mi camiseta y mi bufanda y con la ilusión de clasificarnos para semifinales. ¿Quién más se apunta? Seguro que muchos. ¡VISCA BARÇA! @Bajarlaalpasto

Piqué es el genio que mueve los hilos

PIQUEComo si se tratase de uno de sus tuits más famosos, cada vez que habla Piqué… ¡BOOOOOOOOOOOM!!! Y es que en esta última ocasión, las verdades que manifestó Piqué tras el amistoso Francia-España han provocado que salga a la palestra Edmundo Bal Francés, abogado del Estado – jefe del Departamento de Penal de la Abogacía General del Estado, que ha pasado en un día de ser conocido en su casa a la hora de comer a postularse para ocupar un asiento en el pesebre de El Chiringuito.

Y es que don Edmundo se ha puesto estupendo para reclamar el protagonismo que su antigua jefa Marta Silva le había robado; por cierto, un protagonismo que, mientras la exdirectiva de Florentino Pérez ejerció como Abogada General del Estado y Directora del Servicio Jurídico del Estado, no se había atrevido a poner en cuestión.

Porque, como nos cuenta el bueno de don Edmundo en su artículo publicado en El Confidencial, “[Marta Silva] jamás me pidió mayores detalles sobre estos dos asuntos [casos Messi y Neymar referidos por Piqué]. Es más, cuando determinados medios de la prensa deportiva comenzaron a publicar lo mismo que el señor Piqué dijo al término del partido de fútbol…” Vamos que don Edmundo reconoce que jamás ha dicho ni pío sobre lo que publicaba la prensa deportiva – y la que no es deportiva, sin ir más lejos el digital en el que publica su artículo – sobre las íntimas relaciones profesionales entre Marta Silva y Florentino Pérez, y en cambio sí que sale ahora para enmendarle la plana al futbolista del Barça y de paso darle una clase magistral sobre terminología y práctica jurídica.

Pero sin duda lo más chusco es que don Edmundo – nombre de galán otoñal de culebrón de sobremesa – desvela que Marta Silva hacía dejadez de funciones cuando le decía “mira, Edmundo, estos temas mejor ni me los cuentes…” Vamos, que quiere hacernos creer que a la Directora del Servicio Jurídico del Estado le importaban tres pepinos los asuntos que sabía que iban a ocupar todas las portadas de la prensa y que iban a abrir los informativos.

Es curioso, vivimos en un país en el que nadie sabe nada: la Pantoja no sabía nada, una infanta estaba en las berzas, un tesorero del PP – coño, si era tío de Marta Silva Lapuerta – pasaba por allí, la Abogada General del Estado silbaba melodías… pero resulta que un chaval de 18 años sin estudios, que le daba patadas a un balón, fue acusado por esa misma Abogacía y en contra del criterio de la Fiscalía como capo mafioso por haber montado una estructura para defraudar al Estado… ¡porque él sí que lo sabía todo todo todo!

En fin, gracias a Piqué nos hemos enterado del funcionamiento de una de más importantes instituciones del país, que presume de haber conseguido que Messi haya colaborado en “… construir carreteras, hospitales, escuelas o mejorar el Cercanías de Barcelona…”, y supongo que también, aunque don Edmundo lo omite, en pagar los rescates de autopistas y radiales, el túnel Petrus o Castor, chapuzas con el denominador común de estar protagonizadas por una empresa de tres letras vinculada al presidente del Real Madrid… y que no es PSG, que alguno sigue obsesionado.

Lo que es indiscutible es que Piqué con sus declaraciones ha agitado un avispero, le ha marcado la agenda a los medios pesebreros de la caverna y hasta puede conseguir que la figura intocable de Florentino Pérez comience a tambalearse. Y es que, si bien pocos dudan de que los hilos de este país se mueven en el palco del Santiago Bernabéu, es cierto que desde el martes todos bailan al son que marca Piqué. @Bajarlaalpasto

Nota: mi recuerdo y mi agradecimiento a mi buen amigo @fiscalBernabeu, fuente inagotable de información y de inspiración 😉

Yo no me bajo del carro

tuitsAl finalizar el partido que disputó el Barça en París publiqué estos dos tuits, con lo que quería dejar clara mi postura tras el 4-0: VERGÜENZA Y PUTO DESASTRE, sí, así, sin anestesia, para que no haya ninguna duda del bochorno que pasamos todos los culés viendo a nuestro equipo, para finalizar con un YO NO ME BAJO DEL CARRO, en mayúsculas para que quede bien claro que es ahora cuando hay que ser barcelonista y demostrar barcelonismo.

Entiendo que hay muchos aficionados que solo han visto ganar al Barça, porque es lo que lleva haciendo desde hace muchos años. Es más, en el vocabulario habitual de los jóvenes culés brotan con naturalidad las palabras Champions, triplete, Liga, sextete… Es más, otras como Copa o doblete ya ni las pronuncian porque – y aquí está la desgracia – ya ni se valoran. Pero en la historia del fútbol mundial, ¿sabéis cuántos equipos han ganado un triplete? ¿Y dos, por cierto, con dos entrenadores distintos y de la casa? ¿Y un sextete? Y en la historia de las competiciones españolas, ¿cuántos han ganado un doblete? ¿y cuántos han revalidado un doblete?

De las respuestas a esas preguntas viene el nivel de exigencia – y de excelencia – que ha alcanzado el FC Barcelona. Una temporada sin triplete es considerada un fracaso. Si no se gana la Champions tienen que rodar cabezas. Un partido ganado sufriendo es sinónimo de ridículo. Domingo – miércoles, domingo – miércoles hay que golear, y jugar de fantasía, y marcar el gol de la jornada, y con el 80% de posesión… y eso no, amigos, eso es imposible hacerlo una temporada sí y otra temporada también.

Por eso yo que, como veterano aficionado culé, me he comido mucha mierda – sí, ¡mucha mierda! – con temporadas interminables en las que no se ganaba nada, en las que solo se celebraba ganarle un partido al Real Madrid (me sonroja solo recordarlo), en las que se perdían ligas de la forma más absurda, que he visto fallar cuatro penaltis seguidos ¡cuatro! en el probablemente día más triste de mi historia como futbolerono estoy dispuesto a defender que se retroceda décadas en la historia del club y volvamos a la época en la que cada fracaso deportivo se resolvía con un bidón de gasolina y un lanzallamas, cuando no con unos cartuchos de dinamita.

A nivel de juego, la temporada es mala. Aún así el Barça ya está en la final de Copa y sigue segundo en LaLiga. En la Champions, el resultado del partido de ida de cuartos de final contra el PSG ha sido el peor imaginable, pero todavía queda el partido de vuelta. ¿Qué es prácticamente imposible pasar la eliminatoria? Pues claro… pero vamos a jugarlo. Si hay algún equipo en el mundo capaz de levantar ese marcador es el FC Barcelona. Y, por cierto, ¿Messi ya sabe que ningún equipo en la historia de la Champions ha remontado un 4-0? Será interesante que lo sepa, porque sigo defendiendo que con Messi sobre un campo de fútbol siempre sucederá lo que D10S quiera que suceda. 

En porcentaje, la eliminatoria puede estar en un 95% frente a un 5% a favor del PSG. Y ese 5% no es un simple dato porcentual, sino que es simbólicamente el número de goles que, en principio, necesita el Barça para plantarse en cuartos de final. No sé vosotros, pero me apunto a intentarlo, porque el equipo me ha demostrado todo lo que es capaz de conseguir y porque YO NO ME BAJO DEL CARRO. @Bajarlaalpasto

MARCA hace el ridículo con sus ataques a Messi

Si ayer a primera hora descubrimos la demencial portada que se había inventado MARCA, que fue sin duda el hazmerreír de la (des)información deportiva de la jornada, lo cierto es que durante el resto del día el despropósito parecía que no iba a tener fin, publicando chifladura tras chifladura tanto en la web como en las redes sociales con el único objetivo de atacar a Messi, sin duda el protagonista de las peores pesadillas del madridismo más casposo.

messi_marca3

Las muestras que publico en este post podían forman parte de una antología del disparate periodístico y ser utilizadas en las Facultades de Periodismo como ejemplo de lo que nunca debe hacer un periodista.

messi_marca1

messi_marca2

messi_marca4

Pero resulta especialmente bochornoso ver que quien firma la crónica que quería dar explicación en páginas interiores a la demencial portada de ayer es nada más y nada menos que un Subdirector del en otra hora prestigioso periódico deportivo convertido ahora en panfleto, conocido más por su habituales meteduras de pata que por su credibilidad, como ésta por ejemplo.

messi_marca5

Ya hace tiempo que MARCA se ha echado al monte y ha optado por un periodismo bufandero y de trinchera, alejado del rigor y de la información. Sin duda que de seguir por ese camino cuesta abajo y sin frenos acabarán despeñándose o, lo que es lo mismo, acabarán tuiteando “Cerrado por defunción”. Y desde luego no seré yo quien les llore. @Bajarlaalpasto

 

MARCA se reboza en el fango y miente sobre el futuro de Messi

Portada @marca 14/11/2016

Portada @marca 14/11/2016

Lo que tienen los parones de liga – motivados por la disputa de partidos oficiales y de pachangas por parte de las selecciones nacionales – es que agudizan el ingenio de los redactores de los medios de comunicación para mantener la atención de los aficionados, aunque sea a costa de inventar noticias.

Pero este lunes MARCA, la en otros tiempos cabecera de referencia del periodismo deportivo español, le ha dado la vuelta al columpio dedicándole la portada a expresar el deseo del madridismo más llorón: que Leo Messi – el mejor jugador del mundo y, probablemente, de la historia, y el causante de las peores pesadillas merengues – no quiere renovar por el Barça.

Y, no es casualidad, esta portada la publican justo una semana después de que Leo Messi hubiese decidido en el Pizjuán (Sevilla 1 – FC Barcelona 2) que esta liga ya tiene dueño y que la quiere sumar a su extenso palmarés. Porque lo que hizo el crack azulgrana en el campo del Sevilla fue deslumbrar al planeta fútbol con una exhibición de juego y de ambición por ganar, lo que ha disparado las alarmas en el madridismo que ven como una temporada más se aleja el sueño de volver a ganar la liga.

Por eso la caverna ya ha salido en tromba para desestabilizar en todo lo que pueda al Barça, ante la superioridad insultante que ha demostrado el equipo culé en las últimas temporadas ganando seis de las últimas ocho ligas. Y conviene recordar que las dos que no ha ganado han sido la conseguida por el Madrid de Mourinho (como bien decía el técnico portugués “pasan cosas”… y cosas pasaron) y la ganada partido a partido por el Cholo… aunque en el último partido un gol legal anulado a Messi – siempre Messi – le dio el título a los colchoneros.

La portada de hoy de MARCA será una más de las muchas que tendrán como único objetivo enfangar la marcha triunfal del Barça en el campeonato, y seguirán inventándose provocaciones de Neymar, agresiones de Suárez, ayudas arbitrales, descontento de jugadores… ¡y hasta que Messi se quiere marchar!

Hace unos meses pronostiqué que José Ignacio Gallardo, director de MARCA, pasará a la historia del periodismo deportivo español por ser el sepulturero de dicho periódico; y, a día de hoy creo que se va a cumplir, ya que a la pérdida de credibilidad de lo que ha convertido en un planfleto se une el estado ruinoso de sus cuentas, lo que está provocando el despido de trabajadores. Antes esta situación la pregunta es: ¿Quién estará por detrás moviendo los hilos para prolongar la agonía de MARCA, garantizando de momento su viabilidad económica a cambio de que siga en marcha el ventilador de la porquería? ¿Se imaginan la respuesta? Yo también. @Bajarlaalpasto

Mestalla y la caverna se echan al monte

messi-mestalla1En la última jornada de liga el FC Barcelona consiguió una sufrida y agónica victoria en Mestalla (2-3), gracias a un gol de Messi tras acertar desde el punto de penalti ya en el tiempo añadido. El partido tuvo de todo, desde jugadas polémicas y decisiones arbitrales controvertidas hasta lanzamiento de objetos contra jugadores del Barça.

Pero, como por desgracia no podía ser de otra, la caverna conectó todos sus altavoces mediáticos para desprestigiar al victoria del Barça, deformando la realidad de lo que se vivió en Mestalla.

Sin duda Undiano Mallenco no tuvo su mejor tarde; pero el Valencia no puede ocultarse en su actuación arbitral para justificar una justa derrota. Lo increíble es que un árbitro con la experiencia de Undiano no supiese que un partido caliente como un Valencia-Barça hay que atarlo y controlarlo desde el pitido inicial. Y así, dejar sin amonestar al comienzo a Enzo Pérez tras la salvaje tijera que provocó la salida del campo de Iniesta en camilla fue entendido por los jugadores valencianistas como que se podía repartir cera con total impunidad. Y eso fue justo lo que hizo pocos minutos después Mario Suárez cuando le metió una plancha a André Gomes, que no acabó en la enfermería de milagro. Si el árbitro se hubiese dejado de milongas y en el minuto 20 el Valencia se hubiese quedado con nueve jugadores, se habría acabado esta pamema.

Curiosamente los mismos que desde la grada aplaudían la dureza de los suyos, se pusieron estupendos para pedir la expulsión de Busquets por dos agarrones de la señorita Pepis. Por cierto, agarrones idénticos al que protagonizó al comienzo del partido Parejo sobre Iniesta que quedó sin sanción. Vamos, de locos, se armó la mundial por enganchar una camiseta, al mismo tiempo que se jaleaba a unos guadañeros que convirtieron Mestalla en un campo de minas.

Además de eso, se pidieron dos penaltis: uno en el área del Barça, con una caída de Rodrigo que se asustó al ver a Umtiti a su lado y le dio una lipotimia, y otro en una barrida de Enzo – siempre Enzo – ante Messi que se llevó por delante el balón y al delantero azulgrana, justificándose con el falaz y tontorrón argumento de “tocó balón”, como si eso fuese la panacea.

Y para que no faltase de nada, polémica en dos goles concedidos – el primero del Barça y el segundo del Valencia -, en los que se pidió que se anulasen por fuera de juego posicional. Jugadas idénticas y decisiones idénticas de Undiano. Por cierto, antes de opinar sobre ambas jugadas es recomendable hacerse una revisión oftalmológica por si alguno ve la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio.

barca_mestalla

La traca final estalló con el penalti pitado en el tiempo añadido, penalti como una catedral cometido por Abdennour, que entró como un elefante en una cacharrería en una jugada dentro de su área, derribando a Luis Suárez cuando se disponía a fusilar la portería valencianista. En ese momento Diego Alves ejerció de mamarracho, impidiendo el lanzamiento por parte de Messi, al que incordió todo lo que pudo con gestitos, bailecitos y comiéndole la oreja, ante la permisividad del árbitro. El crack argentino no se arrugó y clavó el disparo, provocando la locura entre sus compañeros, que tuvieron que aplazar la celebración del gol de la victoria para mejor ocasión al producirse desde la grada el lanzamiento de una botella. A continuación Enzo – siempre Enzo – se encaró con Neymar para completar su hat-trick particular: lesionó a Iniesta, cometió penalti sobre Messi y quiso agredir a Neymar, todo ello luciendo el brazalete de capitán. Desde luego ni Enzo – siempre Enzo – podía llegar a más ni el Valencia CF a menos.

Destacar que también Alcácer vio como objeto volador lanzado desde la grada impactaba contra él, supongo que como señal de agradecimiento por haber dejado en las arcas valencianistas 30 millones de euros. También es cierto que Marca ya se había encargado de poner al jugador en el punto de mira con un repugnante titular en la previa del partido.

En estos momento, se desconoce si el Valencia CF, que en boca de su director deportivo acusó al árbitro de haber influido en el resultado, ya ha identificado y puesto a disposición policial a los dos energúmenos que el pasado sábado demostraron que les gusta más el tiro al blanco que el fútbol y, en el caso de que sean socios, ya han sido expulsados.

Seguro que durante esta semana la caverna y sus altavoces mediáticos seguirá dando la matraca MINTIENDO sobre lo que ocurrió en Mestalla, defendiendo a los agresores y culpabilizando a las víctimas de los incidentes. Por ejemplo, en el programa Herrera en Cope, su director Carlos Herrera y un tal Alcalá – conocido en la profesión por haber sido condenado por realizar falsas acusaciones de dopaje contra el FC Barcelona – relataron el bochornoso lanzamiento de la botella entre jijís y jajás… Es que menuda risa que a un futbolista le den un botellazo desde la grada, ¿verdad botarates? Después el día que ocurra una desgracia se harán los dignos y se echarán las manos a la cabeza… panda de hipócritas. @Bajarlaalpasto

 

Por desgracia, el mundo es de los mediocres

pique_messiVivimos en el año 2016, presumimos de que lo sabemos todo, de estar comunicados las 24 horas del día, de poseer toda la información que queremos al instante… Tenemos más posibilidades que nunca de viajar, de conocer nuevas culturas, de abrir nuestras mentes, de hacer nuevas amistades, de intercambiar conocimientos al instante con cualquier persona en el otro extremo del mundo…

Pero, sorprendentemente, no hemos sido capaces de canalizar todas esas ventajas para, entre todos, vivir en una sociedad mejor, sobre todo más libre, tolerante y respetuosa. Si nos fijamos en quienes son los amos del mundo – o en quienes están a punto de serlo – entenderemos muchos de los males de nuestro tiempo. Dirigentes acomplejados, sectarios, revanchistas, incapaces, abyectos, “cortoplacistas” y la mayoría cortos de miras y de entendederas… mediocres en una palabra.

Y lo triste y más preocupante es que esa mediocridad se ha instalado en todos los aspectos de nuestra sociedad, no solo en la política. No hay más que repasar cuáles son los libros más vendidos, o las películas más vistas, o las programas de televisión que arrasan en audiencia, o lo que entiende nuestra juventud por “triunfar en la vida”.

Los que me seguís en este blog sabéis que aquí solo escribo sobre fútbol. Pero, tras el bochornoso tratamiento informativo sobre el episodio de “las mangas de Piqué”, me he permitido esta reflexión introductoria porque es el único argumento que se me ocurre para explicar lo que está sucediendo con dos cracks del fútbol mundial: Leo Messi y el propio Piqué… Sin duda, el argentino es el mejor futbolista del mundo y al final de su carrera se le recordará como el mejor de la historia; y, desde hace un par de temporadas, el central de la selección española es el mejor en su puesto, por mucho que otros reciban los favores de la prensa.

Pues bien, por increíble que parezca, ambos son cuestionados en sus respectivas selecciones nacionales. ¿Los motivos? En el caso de Messi, se le acusa de no haber ganado ningún gran torneo, cuando gracias a él Argentina ha jugado consecutivamente una final de la Copa del Mundo y dos de la Copa América, sin darse cuenta de que sin él no se clasificarían ni para jugar las fases finales. El caso de Piqué todavía es más triste, ya que por ser tan del Barça y de liderar la rivalidad contra el Real Madrid, la prensa aborregada de la capital se ha inventado historias carentes de sentido sobre su falta de implicación con la selección española.

Por eso, y enlazando los casos de Messi y de Piqué con el comienzo del post, la única explicación que encuentro es que la mediocridad se ha instalado en nuestras vidas hasta tal punto que criticamos a todo aquel que destaca por sus méritos. Pero, al final, la realidad es que los que le atizan a Messi y a Piqué nunca serán nada más que una panda de botarates que no ven más allá de sus narices y que, tristemente, vagarán por la vida instalados en su más absoluta mediocridad formando parte de un rebaño. @Bajarlaalpasto