@Bajarlaalpasto en MARCA

El anuncio realizado ayer por la CONMENBOL de que el segundo partido de la final de la Copa Libertadores que tienen que disputar River y Boca se jugará el próximo 9 de diciembre en el estadio Santiago Bernabéu revolucionó la redes sociales, y en pocos minutos al asunto se convirtió en trending topic.

Desde la cuenta de Twitter de este blog se publicaron varios tuits opinando sobre el tema y al final del día el diario MARCA recogió en su edición digital “los mejores memes”, que se pueden leer aquí, seleccionando éste de @Bajarlaalpasto.

Anuncios

Mi ’11’ histórico del FC Barcelona

“Después de momentos magníficos, sólo quedan recuerdan inolvidables.” – Leído en alguna parte.

FCB_Histórico

Pues sí, éste es mi ’11’ histórico favorito formado por jugadores que han pasado por el FC Barcelona y de cuales tengo grandes recuerdos. Por supuesto que faltan muchos, como podrían ser Asensi, Simonsen, Krankl, Quini, Lineker, Zubi, Guardiola, Bakero, Stoichkov, Cocu, Luis Enrique, Rivaldo, Dani Alves, Henry, Eto’o, Piqué, Busquets, Luis Suárez… y tantos y tantos grandes futbolistas que han hecho que el Barça sea una referencia en el fútbol mundial.

Seguramente echéis de menos a algún crack, por lo que aclaro que en mi equipo no tienen sitio aquellos jugadores que, al margen de su calidad futbolística indudable, utilizaron la grandeza del FC Barcelona para medrar demostrando no tenerle ningún cariño al club, como Maradona, Ronaldo o Neymar, ni aquellos que fueron capaces de coger el puente aéreo sin ningún rubor para lucir la camiseta merengue, como Schuster, Laudrup o Figo.

Se aceptan comentarios, críticas, sugerencias y que, por supuesto, compartáis vuestro ’11’ a través de este post o de la cuenta de Twitter @Bajarlaalpasto ¿Quién se anima?

 

‘Ulises: Diario de un futbolista pobre’ – Jacinto Elá Eyene

“Ser un futbolista de la clase media es como ser bailarín y no poder escoger la música.” – Jacinto Elé Eyene, exfutbolista y escritor.

Tras su primer libro ‘Fútbol B‘, el exfutbolista y escritor Jacinto Elá vuelve a sorprender a sus lectores con la historia de Ulises, un genuino representante de lo que autor denomina “la clase media del fútbol” formada por esa estirpe de soñadores que dedican lo mejor de sus vidas por vivir de una pasión. Y es que como escribe el propio Jacinto en el prólogo este libro trata del futbolista de clase media. Trata de personas que renuncian a una vida estable por vivir de sus pasión a pesar de las renuncias que eso conlleva. Presento a Ulises como el máximo representante de esa clase media que abarrota todas las categorías del fútbol español. 

Si tras leer ‘Futbol B‘ escribí que Jacinto Elá había sido mi descubrimiento literario-futbolero del año 2017, después de leer la historia de Ulises me reafirmo en mi opinión. Y es que creo que estamos ante un escritor que va más allá de un simple contador de historias relacionadas con el fútbol, sino que el fútbol – que es el mundo que más conoce – no es más que un pretexto para reflexionar sobre la vida y el comportamiento humano, intentado responder a preguntas como ¿A qué has renunciado para llegar donde estás? ¿El esfuerzo tiene recompensa? o ¿Qué sentido tiene ganar cuando te traicionas a ti mismo?

El libro Ulises: Diario de un futbolista pobre lo podéis comprar a través de este enlace en amazon (por cierto, es genial que uno de los protagonistas del libro sea ‘El Amazon’), y toda la información sobre el autor la tenéis en su web.

Nota de agradecimiento: Puedo presumir de tener una versión dedicada del libro anterior a la definitiva, cortesía del autor, que, como no podría ser de otra manera, ocupa un lugar destacado en mi biblioteca. Gracias Jacinto 😉

 

La ‘manita’ del Barça al Madrid sí que sucedió

“Dicen que lo mejor para ocultar una gran mentira es rodearla de numerosas mentiras pequeñas.” – Koko Abe, escritor japonés.

manita

Hace poco más de una semana que el Barça le metió una panadera en forma de manita – una más – al Real Madrid, y hace ya una semana que ese asuntito desapareció de la práctica totalidad de los medios de comunicación, y ya no digamos de los conocidos como prostíbulos mediáticos.

La goleada culé, pergeñada por Luis Suárez para mayor oprobio de la merengada, tuvo como principal consecuencia el despido de malas formas de Lopetegui, el exseleccionador felón, solo cinco meses después de haberse dejado embaucar por Florentino Pérez para dejar tirada a la selección española con la Copa del Mundo a punto de comenzar.

A mayores, las figuritas merengues quedaron retratadas ante un Barça sin Messi, y los Sergio Ramos, Modric, Bale, Isco o Asensio demostraron que por nivel futbolístico la temporada pasada hubiesen firmado un nadaplete de no haber acudido a su rescate los Rocchi, Brych, Çakir, Oliver o Mazic. Y así, un Barça liderado por el pistolero uruguayo y con una sabia dirección desde el banquillo pasó por encima de su gran rival y se dio un homenaje de los que quedan para la historia.

Pero, curiosamente, el madridismo y su coro de palanganeros optó por hacer como si nada hubiese sucedido, aparcó la autocrítica para otro momento, le cortó la cabeza al entrenador sin tener sustituto y dejó su incierto futuro en los pies de un tierno infante que responde al nombre de Vinicius, al que han elevado a los altares por hacer dos regates sin caerse en Melilla y marcarle un churrigol al Valladolid.

Al margen del mundo fantástico que se inventan en Merenguilandia, el planeta fútbol sí que se rindió al equipo de Valverde. Y ya no digamos los socios y aficionados culés, quienes tras el 2-6, el 5-0, el 0-4 o el 0-3 también han disfrutando a lo grande del 5-1 que, sin duda, quedará como uno de los grandes momentos de la temporada.

Porque, aunque los estercoleros mediáticos al servicio del Capo se hayan empeñado en minimizarla, la manita sí que sucedió y todo el mundo la recuerda, tal y como tuiteé ayer en @Bajarlaalpasto:

“¿Recordáis lo que pasó hace solo una semana? Yo también. Y vosotros. Y ellos también, aunque se han empeñado en ocultarlo.

✋

Recordando a Garrincha

“Cuando él estaba allí, el campo de juego era un picadero de circo, la pelota un bicho amaestrado, el partido, una invitación a la fiesta.” – Eduardo Galeano, periodista y escritor uruguayo.

garrincha

Hace unos días, sin saber por qué, me acordé de Garrincha, un futbolista al que siempre admiré sin haberlo visto más que en algunas imágenes de mala calidad de la época y haber leído muchas historias sobre su vida. El crack brasileño – del que Eduardo Galeano en su libro ‘El fútbol a sol y sombra’ escribió “nunca hubo un puntero derecho como él” – formó parte de la que pasa por ser la mejor delantera de la historia del fútbol y que uno repite de carrerilla: Garrincha, Didí, Vavá, Pelé y Zagallo.

Ese día compartí en mis redes sociales un vídeo fantástico con algunas de sus jugadas, acompañadas de su historia contada y cantada por el cantautor uruguayo Alfredo Zitarrosa, y un post publicado en el blog ‘Fútbol-Táctico’ firmado por Héctor García, en el que se resume de forma muy amena su azarosa vida deportiva y personal.

El motivo de este post no es otro que recordar a uno de los mayores genios del planeta fútbol, y recomendaros a los muy futboleros que conozcáis y os acerquéis a la figura de Garrincha, porque como dice el maestro Galeano  cuando él estaba allí, el campo de juego era un picadero de circo; la pelota, un bicho amaestrado; el partido, una invitación a la fiesta. @Bajarlaalpasto

 

#ElClásico: Resucitado contra moribundo

“En su vida, un hombre puede cambiar de mujer, de partido político o de religión, pero no puede cambiar de equipo de fútbol”. – Eduardo Galeano, periodista y escritor uruguayo.

mosaico

Esta tarde a las 16:15h el planeta fútbol concentrará sus miradas en el Camp Nou donde se jugará “un nuevo partido del siglo”, conocido popular y mediáticamente como #ElClásico

Barça y Madrid, los dos grandes trasatlánticos del fútbol mundial (por mucho que les pese a Juve, City, Bayern, United o PSG), disputarán algo más que un simple partido del fútbol, motivada por la rivalidad histórica entre estos dos clubes, que va más allá del simple hecho de darle puntapiés a un balón. Además en esta ocasión ambos equipos llegan con urgencias, tras haber firmado un inicio de liga un tanto irregular. Así tras nueve partidos, mientras los culés solo han ganado cinco, los merengues ya han perdido tres, y los nombres de Valverde y Lopetegui han estado a punto de aparecer publicados en las páginas de “necrológicas” en vez de en las de “deportes”.

También es cierto que a este partido llega en mejor situación el Txinguirri que el exseleccionador felón, ya que en las últimas citas el Barça ha demostrado más solvencia que el Madrid. Por eso, y antes de que empiece a rodar el balón, el futuro de Valverde solo aparece cuestionado por los entrenadores tuiteros de taberna, mientras que en estos momentos Lopetegui ya está dentro del ataúd, pendiente de que alguien (Luis Suárez o Coutinho o Piqué o…) le ponga la tabla encima y la cierre con unos martillazos en forma de goles.

Pero sabemos que el fútbol es caprichoso y #ElClásico todavía lo es más. Por eso es difícil pronosticar qué puede suceder tras los 90 minutos que nos depararán un Barça sin Messi contra un Madrid enfermo terminal. En principio no se esperan revoluciones, y todo hace suponer que Valverde alineará el mismo once que tan buena impresión causó frente al Inter en Champions, y que Lopetegui dejará su futuro en las manos -perdón, en los pies- de las vacas sagradas.

 

 

 

Por lo que respecta al arbitraje, desde la capital ya empezaron a gimotear cuando se supo que no lo arbitraría ninguno de sus soplapitos de cámara, como Undiano, Mateu Lahoz o Gil Manzano, y eso que del VAR se hará cargo Hernández Hernández, el mismo que no quiso ver (es imposible que no lo viese) el gol que marcó el Barça hace dos temporadas en el Villamarín y que le puso el título de liga en bandeja al Floren Team. Si por el Madrid fuese, los Barça-Madrid siempre los arbitraría Guruceta sobre el campo con Ortiz de Mendíbil a cargo del VAR.

Así es que, queridos lectores, preparémonos para disfrutar con un partido que seguro que nos dejará goles, polémicas, rifirrafes… y hasta puede que algún cadáver. @Bajarlaalpasto

 

Las plañideras de Cristiano Ronaldo

“Soy de un tiempo en el cual hacer el ridículo era algo que se evitaba, ahora es un objetivo a alcanzar”. – Rosana Hermann, escritora brasileña.

edu_aguirre

Después de nueve años en los que la caverna, siguiendo las consignas de su amo Florentino Pérez, no paró de ensalzar y de proteger a Cristiano Ronaldo hasta el vómito, la espantada protagonizada este verano por la vedette de Madeira ha provocado que muchos de esos palanganeros -no todos- se olviden de todas las mamarrachadas que han escrito o dicho en sus prostíbulos mediáticos.

Por eso muchos de los gusanos de la (des)información que viven de ejercer un periodismo deportivo nauseabundo, que justificaron todas las agresiones protagonizadas por el niño bonito del madridismo y que no dudaron en promover campañas vergonzantes como la de las caretas para mayor gloria del achuchabalones, ahora miran para otro lado y silban melodías aunque sus carreras ya han quedado emponzoñadas para siempre, y seguirán viviendo de hacer el gilipollas mientras Florentino no se aburra de juguetear con el Madrid, su juguetito preferido, se marche para su casa y tengan que sellar esos estercoleros que rezuman purín en los que dan rienda suelta a sus barrabasadas.

manu_sainz

Dentro del grupo de fieles a Míster Portugal destacan Edu Aguirre y Manu Saínz, dos palanganeros que se disputan el dudoso honor de ver quien es más genuflexo ante su amo . Estos dos botarates sin el más mínimo sentido del decoro lo mismo van a desearle suerte al portugués antes de jugar contra España en el Mundial, que viajan hasta Turín a limpiarle los mocos a su hijo mayor, o siguen defendiendo sus agresiones, como la última protagonizada hace dos días en el partido de Champions que la Juventus disputó en Mestalla y que acabó con Ronaldo (el malo) gimoteando camino del vestuario.

Y es que da igual. Cuando uno decide convertirse en felpudo es que ha aceptado aparcar la dignidad y que lo pisoteen. No sé qué ven por las mañanas estas dos plañideras cuando se ponen delante del espejo, pero debe compensarles cuando van al cajero y comprueban el saldo de sus cuentas corrientes. @Bajarlaalpasto

 

Florentino Pérez y Lopetegui se burlan de la selección

lopetegui_florentino

Que el todopoderoso mandamás del Real Madrid está acostumbrado a hacer lo que le da gana sin respetar ningún código ético -escrito o no escrito- no sorprende a nadie que conozca un poco su trayectoria. De formación académica Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos -aunque en la profesión es más conocido por pisar moqueta que por mancharse los zapatos de barro en una obra-, hace años flirteó con la política, siendo concejal del Ayuntamiento de Madrid con UCD, para posteriormente dar el salto a la Administración Central a través de una Dirección General. Su meteórica carrera como salvador de la patria finalizó como el rosario de la aurora cuando se unió al proyecto de la llamada “Operación Roca”, llegando a ser secretario general del Partido Reformista Democrático que firmó un vergonzante 0 escaños en las elecciones generales de 1986.

En ese momento, Florentino Pérez se dio cuenta de que si quería mangonear en España le resultaría más fácil hacerlo desde el otro lado del sistema. De esa forma, tuvo claro que con el único -ista con el que lo conseguiría sería, no con el de centrista ni el de reformista, sino con el de madridista. Y se puso manos a la obra en una doble dirección: por un lado, se propuso pasar a la historia del Real Madrid compitiendo con los seis botijos del tío Paco conseguidos en la época de Santiago Bernabéu; y por otro, convirtió el palco del conocido como el Franco Arena en la versión 2.0 de la antiguas cacerías del Caudillo, en las que se decidía sobre la vida económica, social, política, empresarial, financiera y hasta judicial del país.

Y así , tirando de influencias y de prepotencia, fue pisoteando todo lo que se ponía a su paso; hasta que hace un par de días midió mal sus fuerzas, creyéndose que podía campar a sus anchas por la Real Federación Española de Fútbol, tal y como hace por los despachos del Ministerio de Fomento. Y es que el españolito medio y de a pie traga con que al conocido popularmente como el Visir de Chamartín le regalen autopistas de peajes en épocas de bonanza económica y que en épocas de crisis se las rescaten con dinero público; o que consiga una indemnización multimillonaria por una chapuza como el Proyecto Castor; o que se vaya de rositas por un quítame allá una desaladora; o que se permita amenazar con paralizar la obras del AVE a Galicia si no le ponen más pasta… Pero, en vísperas de comenzar la Copa del Mundo, ese mismo españolito no traga con que por culpa de sus malas artes la selección se quede sin seleccionador, tras una operación que llevaba su sello personal. Perdón, aclaro que me refiero a los españoles identificados con su selección, no al rebaño de borregos merengues que han salido en tropel a defender su pastor, guiados por la cuadrilla de palanganeros que tiene a sueldo en los medios de comunicación.

Hasta que en la tarde de ayer, a 24 horas del debut de España en el Mundial, el Real Madrid presentó a su nuevo entrenador, Lopetegui, quien no tuvo la dignidad que demostraron los otros cinco o seis a los que les habían ofrecido el puesto antes que a él y que tuvieron la decencia de no bajarse los pantaloncitos hasta los tobillos. La ceremonia se celebró en templo del palco de Bernabéu, oficiada por Florentino Pérez y con Lopetegui en el papel de monaguillo. La homilía fue una sucesión de inexactitudes, medias verdades y acusaciones al presidente de la RFEF, echándose de menos el soniquete que tanto le gusta repetir en la presentaciones de “fulanito nació para jugar/comer pipas/entrenar en el Real Madrid”. Y remató con el bochorno de la intervención del nuevo inquilino del banquillo merengue, que tiró de repertorio clásico, recordando a sus antepasados, afirmando que era el día más feliz de su vida y que iba a entrenar al mejor jugador del mundo, todo adornado con gimoteos, pucheritos y lloriqueos. Solo le faltó rematar su plática con un “shiuuuuuuuuuuuu”, lo que seguro que hubiese provocado que el pater le ofreciese allí mismo y en riguroso directo un aumento de sueldo ante el alborozo de los parroquianos.

En ese ceremonial delirante quedó acreditado el más absoluto desprecio de una institución como el Real Madrid a la selección española. Tampoco es nada que deba extrañar, ya que Florentino Pérez jamás ha mostrado el mínimo respeto por el fútbol español, como lo demuestra, por ejemplo, que un año sí y otro también le niegue su estadio al Rey para que se pueda disputar la Copa que lleva su nombre, con la disculpa de que tiene que arreglar los retretes.

Y hora que se prepare Rubiales, porque al nuevo presidente de la RFEF le van a caer “hostias como panes” desde las trincheras merengues, si es que no ha amanecido ya con una cabeza de caballo en su cama. Es lo que se deduce del discurso victimista de Florentino, al que solo le faltó añadir que el Villarato había sido sustituido por el Rubialato. Y es que “la jauría” que según el exministro Màxim Huerta provocó su precipitada salida del Ministerio de Cultura parecerán unos juegos florales comparada con la que se le avecina al máximo dirigente del fútbol nacional.

Para España comienza ya la Copa del Mundo con la disputa de un importante partido contra Portugal. Esperemos que el haber dejado a la selección sin entrenador y haber acaparado las portadas de toda la prensa mundial haya saciado el afán de protagonismo de Florentino Pérez, y que durante las próximas semanas los amantes del fútbol podamos disfrutar del espectáculo del fútbol de selecciones. Aunque al Visir eso no le importa y ya estará enfrascado en su nuevo proyecto pseudodeportivo con su nuevo entrenador-marioneta. @Bajarlaalpasto

Este post está publicado en MUNDIARIO

‘El fútbol a sol y sombra’ – Eduardo Galeano

galeano“Como todos los uruguayos, quise ser jugador de fútbol. Yo jugaba muy bien, era una maravilla, pero sólo de noche, mientras dormía”. Así se confiesa el autor al comienzo del libro.

Eduardo Galeano, periodista, poeta, escritor y, como el mismo se definió también en este libro “yo no soy más que un mendigo de buen fútbol”, libro que como se puede leer en su contraportada rinde homenaje al fútbol, música del cuerpo, fiesta de los ojos, y también denuncia las estructuras de poder de uno de los negocios más lucrativos del mundo.

A lo largo de sus páginas, en ‘El fútbol a sol y sombra’ el escritor uruguayo realiza un homenaje personal y apasionado como aficionado al deporte más popular del mundo. el fútbol, “la única religión que no tiene ateos”.

La primera edición de esta joya para amantes del buen fútbol y de la mejor literatura es de agosto de 1995, tras el Mundial del 94 en Estados Unidos. Posteriormente, se han realizado varias nuevas ediciones y reimpresiones ampliadas hasta la de abril de 2017, en las que se recogen los capítulos añadidos posteriormente dedicados a los Mundiales disputados entre 1998 y 2014.

‘El fútbol a sol y sombra’ forma parte de la Biblioteca Eduardo Galeano de la Editorial Siglo XXI, y al final de sus páginas recoge dos completos apéndices bajo los epígrafes “Las fuentes” y un “Índice de nombres”.

En defensa de Sergi Roberto

SR falta

Para empezar, una par de aclaraciones: ni Sergi Roberto necesita mi defensa ni pretendo con este post disculpar el juego duro. Dicho esto, también quiero dejar claro que Sergi Roberto no es un futbolista agresivo, ni violento, ni mucho menos malintencionado. Es más, esta temporada Sergi Roberto es el futbolista de LaLiga que recupera más balones con menos faltas cometidas.

El pasado jueves, durante el partido de ida de semifinales de Copa del Rey que disputaron Barça y Valencia, es cierto que el lateral azulgrana cometió una entrada peligrosa sobre Andreas Pereira, a consecuencia de la cual el portugués resultó lesionado. La entrada, que se produjo durante la disputa de un balón, fue dura, a destiempo, evitable y merecedora de tarjeta roja. El árbitro, parece que a instancias del línea, interpretó la jugada como falta y tarjeta amarilla. Y a partir de ahí, la caverna ya se lanzó a degüello sobre su presa, Sergi Roberto.

superdeporte

Tras el ridículo firmado por el Madrid en Liga y Copa, y a la espera de ver si se libran de un tercer ridículo en Champions, ahora el trabajo de los palanganeros mediáticos consiste en enfangar la gran temporada que está firmando el FC Barcelona, con una consigna clara: todo vale. Y así en estos días se han cebado en la figura del canterano culé, llegándole a comparar con los peores carniceros de la historia del fútbol, muchos de los cuales han pateado rivales enfundados en la camiseta merengue. También es digna de mención la vomitiva portada de un panfleto que denigra la profesión de periodista y que reproduzco.

Entiendo perfectamente que la caverna se indigne ante la entrada en plancha de Sergi Roberto, aunque no es la primera vez que se les enciende el pelo por una plancha suya. Y es que hay que recordar que la vez anterior en la que Sergi Roberto disputó un balón con su pie en alto no provocó una lesión, sino miles de perforaciones de ojetes muchas de las cuales todavía están sin cicatrizar. ¿Recordáis la jugada a la que me estoy refiriendo? Pues eso. @Bajarlaalpasto

SR