Al Comité de Competición: ¡vosotros sí que sois ridículos!

barca_mestalla

El pasado lunes publiqué un post titulado Mestalla y la caverna se echan al monte en el que repasaba lo que había sucedido en el estadio valencianista durante la celebración del partido de liga entre el Valencia y el FC Barcelona, que finalizó con el lamentable lanzamiento de una botella y de otros objetos sobre los jugadores culés mientras festejaban el gol de la victoria. Han pasado dos días desde la publicación de dicho artículo y está claro que me quedé corto en el título, ya que ahora el correcto sería “Mestalla, la caverna, Tebas y el Comité de Competición se echan al monte”.

Me explico. En la noche del pasado lunes Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional y reconocido madridista como bien le gusta resaltar siempre que tiene un micrófono delante, declaró  a SportYou – en otras lindezas y refiriéndose al episodio de la botella en cuestión – que le daría vergüenza fingir como los jugadores del Barça, añadiendo que “es un tema del Comité de Competición. Creo que ese tipo de conductas tienen que ser sancionables”. Vamos, que fijó el objetivo.

Dos días después, para bochorno de la justicia deportiva española, el Comité de Competición cumplió en parte la recomendación del todopoderoso mandamás del fútbol español  y, después de sancionar al Valencia con una multa irrisoria tras ser reincidente y sin valorar también un lanzamiento que impactó en Alcácer, sentenció con que “el comportamiento poco ejemplar de algunos jugadores del FC Barcelona les descalifica y ridiculiza por sí solos”.

Y digo “en parte” porque el Comité no sanciona a jugadores del Barça como le sugirió Javier Tebas, pero sí que abre un melón que seguro que dejará un sabor amargo que provocará indigestiones en el futuro. Su resolución se queda en una peligrosísima indefinición como es referirse en abstracto a lo que es provocar o fingir, y como es apuntar a “algunos jugadores” sin nombrar cuáles son a los que acusa de “comportamiento poco ejemplar”, y sin detallar cuál ha sido ese comportamiento y en qué disposición se recoge que merezcan ese calificativo. La guinda es que según ellos “les descalifica y ridiculiza”, calificativos tan huecos como subjetivos.

Es decir, que “el comportamiento poco ejemplar” podría ser que algún jugador se metió el dedo en la nariz o que otro se rascó las cachas. En serio, señores miembros del Comité: como profesionales del derecho que son, limítense a acusar a quienes hayan cometido alguna conducta sancionable detallando en que reglamento aparece recogida, aplíquenles la sanción que estimen según dicho reglamento y denles pie para recurrir y alegar lo que estimen oportuno en su defensa. Lo que han hecho ustedes es propio de debates de barra de bar, que seguramente tendrán mucho más sentido que su disparatada resolución.

Para finalizar, los jugadores del FC Barcelona han sido víctimas de una agresión, por mucho que Mestalla, la caverna, Tebas y el Comité de Competición se hayan echado al monte para darle la vuelta a la tortilla, y no han recibido protección desde ningún organismo. Esperemos que los espectadores que acuden a los estadios tengan más sentido que ustedes y que no tengamos que lamentar ninguna tragedia de la que, sin duda, ustedes serían los responsables. @Bajarlaalpasto