Recordando a Le Tissier

“Disfruté de lo único que se me daba bien, jugar al fútbol y beber cerveza.” – Matt Le Tissier, futbolista británico.

Acabo de leer que es el cumpleaños de Matt Le Tissier (ya 52 castañas, ¡cómo se nos escapa el tiempo), sin duda uno de los futbolistas más talentosos que ha habitado el planeta fútboly uno de los pocos que optó por desarrollar su carrera profesional en su equipo de toda la vida, rechazando ofertas multimillonarias de los grandes clubes británicos y de más de uno de fuera de las Islas, como la Juve o el Mónaco, justificándolo con afirmaciones como “jugar en los mejores clubes es un bonito reto, pero hay un reto mucho más difícil. Jugar contra ellos y ganarles. Yo me dedico a eso.”

Y es que el bueno de Matt fue el último de los románticos del balón, un jugador que llegó a declarar que “pude cambiar de camiseta muchas veces, pero no tengo remordimientos. Dicen que soy un romántico, pero los que dicen eso no ven la cara de los niños de esta ciudad, que son felices cuando me piden autógrafos.”

Para recordar lo que fue su carrera luciendo el ‘7’ del Southampton, un club pequeño de una ciudad del sur de Inglaterra, nada mejor que volver a leer el artículo “En el país de Dios, Le Tissier”, firmado por Rubén Uría. Y para acabar de entender porqué en su club de toda la vida le bautizaron como ‘Le God’ (el Dios) nada mejor que ver sus goles y sus jugadas de fantasía.

Para quien quiera conocer más en profundidad a Le God, nada mejor que ponerse cómodos y ver sin pestañear “La historia de Matt Le Tissier” : parte I y parte II

En este mundo del fútbol, cada vez más mercantilizado y entregado a espurios intereses económicos por encima de los deportivos, de vez en cuando hay que pararse y disfrutar de locos maravillosos, como Garrincha o Le Tissier, futbolistas que solo rindieron pleitesía al balón y a los aficionados. @Bajarlaalpasto1

 

 

No diga gol, diga Le Tissier

No dudamos de la gran sapiencia balompédica de los seguidores de Bajarla al pasto, pero estamos seguros de que a alguno se os escapa el hombre que os vamos a presentar: Matthew Le Tissier.

Le Tissier ha sido uno de los jugadores con más calidad que ha pisado la Premier League, pero por distintas circunstancias no llegó a hacerse un nombre internacional ni a triunfar en un grande o en la selección. Aunque hablamos de estilos de juego muy distintos, es algo así como lo que le ha pasado a Juan Carlos Valerón, esos cracks sobre los que todos pensamos que podrían haber conseguido un reconocimiento mayor, ya que exhibieron una técnica a la altura de muy pocos elegidos.

En el caso de Le Tissier la causa es clara y, por cierto, muy bonita. Su amor a unos colores.

Jugó toda su carrera profesional en el Southampton, el equipo de su vida, por lo que nunca peleó por ganar títulos y más bien por mantener la categoría. En su club, eso sí, dejó un sello imborrable, para lo cual no hay que ver más que la manera en que le apodaban: Le God. Le Tissier fue el Dios de los Saints durante quince temporadas, a lo largo de la cuales anotó 200 tantos, algunos de ellos, como veréis, sencillamente espectaculares.

Matt, como me imagino que le llamarán sus colegas cuando comparten pintas en un pub, nació  en Guernsey, una isla en medio del Canal de la Mancha (a este le venía al pelo lo de “en un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme”), por esta circunstancia pudo elegir si jugar con Francia o Inglaterra, y se decantó por lo pross. Tan solo jugó 8 partidos con su selección, por lo que nunca tuvimos la oportunidad de verlo en un Mundial o una Eurocopa. Es el precio que pagó por jugar siempre en un club pequeño.

Y un último dato que viene muy al caso con la actualidad, ahora que hablamos tanto de los penaltis de Messi y de Cristiano Ronaldo. El amigo “Matt” tiró 50 penas máximas en toda su carrera, de las cuales anotó… ¡49! Mark Crossley, portero del Nottingham Forest, tiene el honor de ser el único guardameta que le ha parado un penalti. Siempre nos quedará la duda de saber si habría marcado en unas semifinales de Champions…

Hechas las presentaciones os dejamos con el vídeo, que es a lo que veíamos. Pocas veces se puede ver un “Top 10 goles” tan bueno como el de Le Tissier, os lo aseguro. ¡Animaros y comentadnos qué os parece!