El Cholo desprestigia la Champions con un planteamiento cagón

«Cuántas cosas perdemos por miedo a perder.» – Paulo Coelho, escritor brasileño.

Imagen de Twitter.

Bochorno, repulsión, vergüenza… y sí, venga, lo voy a decir, ASCO ante el planteamiento (si es que se puede llamar así) de partido que perpetró el Cholo en el Ethiad ante el City, en el partido de ida de cuartos de final de la que pasa por ser la competición por equipos más importante del mundo, aunque después de ver lo que ofreció el Atleti no pasaría de ser un partido más de un cuadrangular de las fiestas de pueblo entre solteros, casados, viudos y arrejuntados.

Y que no me vengan con la pamema del equipo pobre del pueblo contra un club estado, cuando el equipo colchonero lleva años instalado en el ranking de equipos europeos que se gastan en jugadores millonadas a paladas. Es más, ayer en su defensa de seis en línea jugó como lateral izquierdo Joao Félix, por quien pagaron hace ya tres años 120 millones de euros, lo que le convierte en el defensa mejor pagado de la historia del fútbol.

Si el Atleti comenzó el partido con un aparente 5-3-2, enseguida le debió parecer un planteamiento muy arriesgado por lo que no le dio vergüenza pasar a un 5-5-0, que en ocasiones fue un 6-4-0, sabiendo que su parroquia le consiente todo, incluido un desprecio total y absoluto por el balón. Al final, el Cholo firmó un partido sonrojante sin ningún tiro a portería, perdiendo 1-0 y fracasando en su plan inicial de firmar un triste empate sin goles utilizando la táctica del «autobús» ideada por Maguregui, uno de sus antecesores en el banquillo rojiblanco. Y es que cuando eres resultadista y no consigues el resultado perseguido, lo que queda es la nada más absoluta. @Bajarlaalpasto

Nota: la imagen que ilustra el post circula por Twitter ‘como la pólvora’, pero desconozco su autor.

Los Bad Boys del fútbol – Jean Philippe Bouchard

bad-boys«Muchos son los que desearían figurar en estas páginas y se sentirán decepcionados al no haber encontrado en ellas un pequeño lugar… Los criterios de selección para acceder a la familia de los ‘bad boys’ son rigurosos.»

Este párrafo escrito en color rojo sobre fondo negro en la contraportada del libro en la edición de ‘T&B Editores’, ya nos adelanta sin ningún tapujo lo que vamos a encontrarnos a lo largo de sus 253 páginas: la historia de 34 futbolistas sin los cuales la historia del fútbol habría sido otra muy distinta… y, sin duda, mucho más aburrida.

Como destaca Bouchard en la introducción, los ‘bad boys’ son «hijos terriblemente diferentes del fútbol , son camorristas, provocadores, bebedores, ligones, fanfarrones, violentos, paranoicos, geniales, inestables, egocéntricos, excéntricos… Y todos se alzan sobre el pelotón, todos se distinguen del rebaño de los futbolistas bienpensantes.» Vamos, lo mejor de cada casa.

El libro está estructurado en un prólogo firmado por Luis Fernández -un ‘bad boy’ de manual-, una introducción del autor y tres bloques dedicados a «Los genios incontrolados» – como Best, Cantona, Maradona, Stoichkov o Zidane -, a «Los reyes de la provocación» – como Anelka, Chilavert, Gattuso, Kahn o Rooney – y a «Los malos malísimos» – como Gentile, Vinnie Jones, Roy Keane, Simeone o Schumacher.

Escrito en un tono divertido y plagado de anécdotas, es un libro para tener siempre a mano para acudir a él en cualquier momento para ojearlo, releerlo o consultar datos sobre alguno de los carniceros, perdón futbolista, que han hecho del planeta fútbol un lugar tan especial. @Bajarlaalpasto

 

Este libro forma parte de mi biblioteca #LibrosFutboleros