¿A quién eliminó el Madrid: Bayern de Fuenlabrada o Fuenlabrada City?

zizouEl proclamado por la FIFA a bombo y platillo “club del siglo XX” sigue agrandando su leyenda tras conseguir brillantemente la clasificación para los octavos de final de la Copa del Rey. Así nadie duda que dentro de unos años el Blatter de turno le nombre “mejor club del mundo mundial universal de la historia”, aunque para ello antes Su Florentineza deba nombrar al presidente de ese siniestro organismo socio de honor del club e imponerle la insignia de oro y brillantes.

Y eso que el madridismo se encuentra indignado porque, cuando se realizó el sorteo de la cuarta ronda copera, pensaron que les había tocado contra un equipo de chichinabo de la segunda B, y en realidad tuvieron que enfrentarse a uno de los referentes del momento del fútbol mundial, junto con el Bayern, el City o el PSG. No se incluye al Barça porque, como se repite a todas horas, el equipo culé “no juega a nada”.

Por ello, para conseguir dicha clasificación, el equipo merengue tuvo que utilizar uno de sus recursos más manidos, reclutando a un sospechoso habitual como Iglesias Villanueva, quien en el partido de ida se rió del Fuenlabrada y de todos sus aficionados inventándose dos penaltis, tal y como se contó en el post El Madrid hasta le roba las chuches a los niños.

Resulta muy chusco que, precisamente, en ese partido el tal Iglesias Villanueva viese claramente dos infracciones que solo fueron fruto de su imaginación, y en cambio no viese en Mestalla el gol que marcó Messi. Porque una de dos, o el soplapitos en cuestión tiene visión selectiva o sus decisiones están condicionadas por el saldo de su cuenta corriente.

Pero eso, ¿a quién le importa? A los altavoces del Visir de Chamartín les faltó tiempo para salir raudos a cumplir las órdenes de la mano que les da de comer y, en tiempo récord, el Club de Fútbol Fuenlabrada se sumó a la lista de los clubes que han cambiado la historia del fútbol tras la Hungría de Puskas, Cocsis y Czibor, el Brasil del 70, la naranja mecánica de Michels y Cruyff, el Milan de Sacchi, el SuperDepor del zorro de Arteixo o el Barça de Guardiola.

Hasta el mismísimo Zidane, nombrado mejor entrenador del año – por cierto, ¿ya tiene el título? -, manifestó que el nivel del Fuenlabrada no es de Segunda B, sin plantearse si no será que sus banquilleros liderados por el tuitero-pipero Dani Ceballos no tienen nivel para jugar más allá de la rotonda de Valdebebas. Porque, felicitando al Fuenla por la gran eliminatoria que han jugado – haciendo incluso más méritos que el Madrid para clasificarse – lo cierto es que todavía es un poco precipitado cambiarle el nombre por el de Bayern de Fuenlabrada o Fuenlabrada City. @Bajarlaalpasto

 

Anuncios

El Madrid hasta le roba las chuches a los ñinos

“Al que está acostumbrado a robar, le da lo mismo atracar un banco que unas chuches a un niño… y sí, estoy hablando del Real Madrid.” – Tuit en la cuenta @Bajarlaalpasto

penalti1

Para un equipo que llega a una final de Champions gracias a Kassai o que gana tres orejonas siendo sus mejores jugadores Krug, Kuipers o Clattenburg, presentarse en Fuenlabrada para atracar un partido contra un Segunda B es un juego de niños. Y esto es lo que ha hecho esta semana el Real Madrid, reírse en su cara de un equipo inferior al que, aún encima, no le dejaron competir en igualdad de condiciones ni siquiera delante de sus aficionados. Podéis imaginaros que el partido de vuelta en la corrala del Bernabéu les robarán hasta las toallas.

Circunstancia, además, que se repite partido tras partido sin importar la categoría del rival ni la competición que esté disputando. Así en esta temporada, el club merengue lo mismo tira de ayuda arbitral para ganarle al Apoel en Champions que para derrotar al Alavés en liga que para tumbar al Fuenlabrada en Copa. Da igual. En el caso del partido de Copa, por ejemplo, dos jugadas idénticas en ambas áreas las resolvió Iglesias Villanueva con criterio distinto para favorecer al de siempre.

A lo largo de la historia ha habido atracadores que se han hecho famosos por haber cometido un robo, como por ejemplo, Ronnie Biggs cuando asaltó con su banda el tren de Glasgow o el Dioni cuando robó un furgón blindado. Otros caso es el de el Lute, que empezó robando gallinas y de ahí pasó a asaltar una joyería. Pero el caso del Real Madrid es único, ya que es capaz de perpetrar sus fechorías cada tres días sin tener en cuenta la condición de sus víctimas. Y, por supuesto, todo a los ojos del gran público, con la prensa domesticada aplaudiendo con las orejas y con la justicia deportiva silbando melodías.

Robar nunca está bien y siempre es denunciable y sancionable. ¿Pero se os ocurre algo más vomitivo que robarle el bastón a una viejecita o las ‘chuches’ a un niño? A mí tampoco. Pues eso es lo que hace el Madrid jaleado por sus borregos. @Bajarlaalpasto