¿Balón de Oro o ‘cheerleader’ del año?

cr_cheerleaderLo peor que puede ocurrirle a un premio para que pierda prestigio es concedérselo a quien no se lo merece. Y eso es lo que ha sucedido en esta edición del Balón de Oro organizado por la en otrora prestigiosa revista France Football que, amparándose en la ineptitud de unos (pseudo)periodistas más preocupados de mantenerse en el pesebre que de cumplir con su obligación, nombró a Cristiano Ronaldo como mejor jugador del año ante el asombro del mundo del fútbol.

Este despropósito lo han intentado argumentar recordando que Cristiano Ronaldo – no el Real Madrid – ganó la Champions League y que Cristiano Ronaldo – no Portugal – ganó la Eurocopa. Lo que habría que matizar es que el Real Madrid y Portugal ganaron la Champions y la Eurocopa, respectivamente, a pesar de futbolista portugués.

En el camino hacia la undécima, el equipo merengue se vio favorecido por unos sorteos a la carta que le enfrentaron a equipos de perfil bajo y a una final que ha pasado a la historia como el atraco de Milán, y aun así la vedette de Madeira solo destacó frente al Getafelsburgo en el Bernabéu – perdón Wolfsburgo – al que le marcó tres goles de chufla: uno de empujar, un segundo de cabeza en el área pequeña  y un tercero en un mal lanzamiento de falta que se tragó la barrera. Porque hay que recordar que en las semifinales no apareció y que en la final fue, sin discusión, el peor de su equipo.

Real Madrid y Portugal ganaron la Champions y la Eurocopa a pesar de la vedette de Madeira

Y en la Eurocopa no hizo mucho más, jugando ante potencias como Islandia, Austria, Hungría, Croacia y Gales, antes las cuales lo más destacado fueron dos goles que le marcó a un portero húngaro cuarentón, con barriguita y que jugaba con pantalón de chándal de algodón, como si estuviese en un partido de solteros contra casados en una fiesta de pueblo. Porque en la final se borró en cuanto recibió la primera falta, convirtiéndose desde la banda en la cheerleader de su selección… vamos, el equivalente a nuestro racial Manolo ‘el del bombo’, pero en versión depilada y con tableta de chocolate en vez de tripita.

Al final maquilló un mal año con un montón de goles intrascendentes –  ninguno de bella factura ni de crack -, pero que consiguieron dejar en un segundo plano la media docena de agresiones que protagonizó, todas ellas sin castigo por parte de los árbitros y sin denuncia de los medios de comunicación que prefirieron ponerse de perfil y silbar melodías.

Pero es curioso que el argumento de “ganar títulos” solo haya servido para otorgar el Balón de Oro, porque el de Bronce se lo han concedido a Griezmann, un buen jugador que se vino abajo en las dos finales que disputó – precisamente contra Cristiano Ronaldo -, y que acabó el año sin levantar ningún trofeo.

¿Y qué decir del resto de la lista? Pues que es un auténtico despropósito, con la presencia de jugadores de relleno como Pepe o Rui Patricio, el sobrevalorado Pogba o el jubilado Ibrahimovic, por delante de Modric o de Iniesta – que no consiguió ningún voto –  o las ausencias de Piqué y Marcelo, unidas al ya habitual olvido de Busquets.

La revista France Football destaca que en la votación han participado 193 periodistas especializados, y eso es precisamente lo más preocupante del resultado. Porque tendría que aclararnos ¿especializados en qué? En fútbol desde luego que no. ¿Y en periodismo? Pues me temo que tampoco, a no ser que consideremos periodistas a juntaletras que escriben – y votan – al dictado con los pantaloncitos por los tobillos. Y el principal ejemplo lo tenemos en el representante español que participó en las votaciones, ¿verdad don Alfredo? @Bajarlaalpasto

 

 

Anuncios

La selección portuguesa une al madridismo

Roncero-Cristiano-PortugalLo que durante la Eurocopa de Francia 2016 no consiguió la España de Del Bosque lo ha conseguido la Portugal de la flor en el culo de Cristiano Ronaldo: unir al madridismo más rancio y casposo, ese madridismo que todos los días se alimenta con la alfalfa que puntualmente le suministran los palanganeros de Florentino Pérez desde las portadas y los editoriales de los medios de comunicación.

Si en Merenguilandia afilaron los cuchillos para descabellar a Del Bosque el día que comunicó la lista de 23 jugadores que formaron la selección española por no haber incluido a Isco, el seleccionador portugués no recibió ninguna crítica ya que convocó al 100% de portugueses que juegan en el Real Madrid. Y eso que el Marqués se llevó a Francia, sin méritos reconocidos durante la temporada, a un Sergio Ramos que está para partido de homenaje y que se había borrado en un par de convocatorias anteriores alegando extrañas lesiones, y a un tal Lucas Vázquez, inquilino del banquillo merengue y conocido como la versión 2.0 de Munitis.

Ya durante la fase de grupos a Don Vicente le atizaron por repetir el once titular y por (presuntamente) gestionar mal los cambios, mientras que se jaleaba el pase de Portugal a octavos de final tras tres partidos bochornosos ante tres selecciones de chichinabo como Islandia, Austria y Hungría. Sin embargo, la peor no-decisión que tomó el seleccionador, como fue permitir que Sergio Ramos lanzase un penalti decisivo contra Croacia, fue disculpada con los socorridos soniquetes de que “solo falla quien lo lanza” o “hay que ser muy bien valiente para lanzarlo”. Conviene recordar que el fallo de ese penalti condenó a España al lado complicado del cuadro de eliminatorias.

A partir de ahí, y tras la eliminación de la selección española tras jugar un mal partido ante Italia, los merengues se quitaron las caretas y se lanzaron a apoyar a Portugal. Incluso los que están todos los días repartiendo los carnets de españoles buenos y malos no tuvieron ni el más mínimo reparo en embutirse en camisetas de mercadillo con el ‘7’ de su idolatrado Cristiano Ronaldo – tampoco era cosa de gastarse pasta en modelo oficial – para celebrar los triunfos de una selección extranjera.

Y así, como ya adelantó en la década de los 80 el grupo Siniestro Total con el título de su disco “Menos mal que nos queda Portugal”, el madridismo con olor a naftalina se apunta esta temporada  un nuevo título con la Eurocopa ganada por nuestros vecinos (ayer escuchando la bochornosa retransmisión de Telecinco parecía que Francia limitase con Laos y Vietnam), que seguro que sumarán a la Champions conseguida en el conocido como el atraco de Milán y al fallo del penalti de Messi que dejó a Argentina sin Copa América.

Pero la sorpresa para muchos va a ser cuando comprueben lo que tan brillantemente se explica en este tuit:

 

 

 

Diferencia entre información y alfalfa

Partido de cuartos de final entre Polonia y Portugal, correspondiente a  la Eurocopa que se está disputando en Francia. Comienza el partido con gol de Lewandowski para los polacos y a la media hora empata Portugal gracias a un gol de Renato Sanches. A partir de ahí, encuentro muy igualado, con poca calidad, emocionante por el resultado, aunque indigno de esa fase del torneo. Ningún equipo consiguió volver a marcar y el pase a semifinales se decidió desde el punto de penalti, donde los portugueses se mostraron más efectivos.

Centrándonos en Portugal – ya que es lo que motiva el título de este post -, destacó el partidazo de Renato Sanches y Pepe, y la frescura que aportaró la entrada de Moutinho y Quaresma. Fracaso absoluto de Cristiano Ronaldo, quien falló tres claras ocasiones de gol – incluso coceando al aire en dos de ellas estando solo ante Fabianski – lo que estuvo a punto de costarle la eliminación a su selección. Ya en los penaltis, la vedette de Madeira abrió la cuenta, el portero Rui Patricio detuvo el lanzamiento de Blaszczykowski y Quaresma certificó la clasificación.

Pues ¡oh sorpresa! mientras las portadas de la prensa deportiva portuguesa, como A Bola y Record, se dedican a informar a sus seguidores sobre el éxito de su seleçao, en España los borregos han recibido su ración diaria de alfalfa servida por Marca, en una nueva demostración de falta de vergüenza y de respeto a sus lectores.

Éstas son las portadas que reflejan la diferencia entre información y alfalfa… en fin.

A Bola

record portugal

Marca Portugal

Cristiano lanza micros con más precisión que faltas y penaltis  

 

cris micro¡Pero qué de cosas lanza Cristiano Ronaldo! El portugués lanza penaltis (los importantes mal), faltas (todas peor), patadas (muchas, muchísimas)… ¡y ahora micrófonos de periodistas!

En las dos primeras jornadas de la Eurocopa, míster Portugal no había marcado ningún gol, fallando un penalti y pulverizando el récord de faltas lanzadas en Eurocopas y Mundiales sin ningún resultado (34 lanzamientos, 0 goles). A mayores, Leo Messi – el causante de todas sus frustraciones – le regalaba al planeta fútbol en su última actuación una nueva obra de arte en forma de lanzamiento magistral de falta y metía a Argentina en la final de la Copa América, por lo que es comprensible que ayer a la vedette de Madeira se le hubiesen atragantado los churros del desayuno (Cristiano, churro… mejor cambio de tema).

Y ese estado se encontraba el autoproclamado con todo repique de bombo “mejor jugador de los últimos 20 años” cuando, en el transcurso de un paseo con sus compañeros de selección, un periodista se le acercó y le preguntó “Ronaldo, ¿preparado para el partido de hoy?”. La reacción de Cris no se hizo esperar y le arrancó el micro de la mano al indiscreto preguntón… ¡y lo lanzó a un lago!

Lo que es mejor no imaginarse es lo que hubiese sucedido si en lugar de esa inocente e intrascendente pregunta el reportero de Correio da Manha le hubiese preguntado: “Ronaldo, ¿qué te ha parecido el último gol de Messi de lanzamiento de falta?”. Probablemente le hubiese arrancado el micro para introducírselo por el ojete y a continuación fondear al intrépido periodista en medio del lago.

En España desde el primer momento el habitual coro de palmeros de la conocida coloquialmente como la prensa mamadora salió en tromba a defender al improvisado lanzador de micrófonos, presentando a su colega portugués como la reencarnación de Belcebú y comenzando la enésima campaña de lavado de imagen, incluyendo trabajos de reparación de chapa y pintura, del cordero místico del madridismo.

Como bien tuiteó mi amigo @LA_LLAVE_arteix, seguro que en programas del pelaje de El Chiringuito cogieron el vídeo y “lo están editando, cambian micro por pistola y CR desarma a un terrorista del Isis que quería atacar a Portugal”. Lo que haga falta con tal de mantener el suministro de alfalfa al rebaño de borregos dirigido por el pastor Florentino.

Ya por la tarde la selección portuguesa empató contra un grupo de voluntariosos húngaros que estaban de vacaciones en Lyon, y a los que ahora quieren comparar con la todopoderosa Hungría de los años 50, liderada por Puskas, Kocsis y Czibor. Dicho empate le sirvió a la selección liderada por Cristiano para clasificarse por la puerta de atrás para octavos de final de la Eurocopa, tras ser terceros en ‘el grupo de la risa’ y dejar en la cuneta a la potente Albania por la diferencia de goles.

En fin… la pamema continúa.