Messi, cuarto Balón de Oro

Messi, Balón de Oro

Al final se ha confirmado lo que era un secreto a voces: Leo Messi arrasó en las votaciones que otorgan el Balón de Oro 2012 y consigue el cuarto consecutivo, con lo que se sitúa por delante de estrellas consagradas de la historia del fútbol, como Cruyff, Platini y Van Basten quienes habían conseguido tres a lo largo de sus carreras. 

Antes las burdas acusaciones por parte de un sector desinformado, o que simplemente actúa de mala fe, de los medios de comunicación de que la concesión del premio está manipulada, sólo hay que recordar que este prestigioso galardón está concedido por todos los seleccionadores y capitanes de selecciones de todo el mundo. Hasta la fecha, el único tejemaneje que ha saltado a la palestra ha sido que Cristiano Ronaldo, como capitán de Portugal, no voto, cediendo su puesto a Bruno Alves, quien otorgó la máxima puntuación a su paisano.

Discutir las actuaciones protagonizadas por Messi durante el año 2012 es una prueba más del papanatismo que se ha apoderado del fútbol, capaz de inventarse barrabasadas del tipo Chitalu o de intentar desprestigiar al argentino analizando su discurso de agradecimiento o criticando su look para no reconocer la realidad. Por supuesto que tanto Ronaldo como Iniesta también realizaron un año fantástico y, por eso, han sido reconocidos con los Balones de Plata y Bronce, respectivamente; pero es que de Oro sólo hay uno y ese se concede, en exclusiva, al mejor. 

Desde Bajarla al pasto nos unimos a la felicitación y al reconocimiento que el mundo del fútbol ha realizado a Leo Messi, y apostamos porque éste no será el último Balón de Oro que adorne sus vitrinas.

Balón de Oro

La “lista” de Del Bosque

Una vez analizada la lista de convocados realizada por el marqués de Del Bosque para los partidos amistosos previos al inicio de la Eurocopa, lo primero que se puede afirmar es que, por suerte, es provisional y no tendrá nada que ver con la definitiva, que se conocerá el día 27 de mayo, una vez que el Barça, el Athletic y el Chelsea finalicen sus competiciones.

Dicho esto, parece una broma de mal gusto el que se haga una convocatoria de la que forman parte muchos jugadores que no tienen ninguna opción de viajar con la selección a Ucrania y Polonia. Así, una vez más el fútbol español ha quedado en evidencia y ha demostrado que le falta cintura para tomar decisiones: al día siguiente de la eliminación del Barça en las semifinales de la Champions League se tenía que haber puesto en marcha el plan “B” (que, por supuesto, no existía) para cambiar y adelantar la fecha de la final de la Copa del Rey.

Ahora mismo tanto Barça como Athletic están parados teniendo dos semanas para preparar el llamado, en un alarde de cursilería, el partido más bonito del año, cuando se podría jugar perfectamente este fin de semana, y así el lunes el seleccionador comunicaría la lista definitiva y tendría una semana más para trabajar con los jugadores.

De esta forma nos encontramos con varios futbolistas a los que les habrá hecho mucha ilusión verse en la convocatoria y que incluso ya les han fotografiado con la camiseta de la selección, pero que en el fondo no pasará de ser una mera anécdota para contar a sus nietos dentro de unos años. Así, a bote pronto, un mínimo de diez jugadores se caerán de esa primera lista para dar paso a otros tantos que están en la mente de todos los aficionados. 

Como en Bajarla al pasto nos gusta mojarnos, nos atrevemos a asegurar que, como mucho, solo uno o dos de los que figuran en este probable once viajarán para defender el título logrado por España hace cuatro años: De Gea; Juanfran, Albiol, Domínguez, Monreal; Isco, Bruno, Javi García, Beñat; Navas, Negredo. Y es más, seguro que si nos presentamos con este equipo el mismísimo Platini nos iban a preguntar si les estábamos tomando el pelo.

De un seleccionador campeón de mundo se espera que, si es necesario, dé un puñetazo encima de la mesa, trate de imponer sus criterios y no trague con esta farándula, ya que mi primer pensamiento al ver quienes estaban convocados fue que yo, que no pasé de jugar en la liga de peñas, nunca he estado tan cerca de jugar una Eurocopa como en esa ocasión.