Yo no me bajo del carro

tuitsAl finalizar el partido que disputó el Barça en París publiqué estos dos tuits, con lo que quería dejar clara mi postura tras el 4-0: VERGÜENZA Y PUTO DESASTRE, sí, así, sin anestesia, para que no haya ninguna duda del bochorno que pasamos todos los culés viendo a nuestro equipo, para finalizar con un YO NO ME BAJO DEL CARRO, en mayúsculas para que quede bien claro que es ahora cuando hay que ser barcelonista y demostrar barcelonismo.

Entiendo que hay muchos aficionados que solo han visto ganar al Barça, porque es lo que lleva haciendo desde hace muchos años. Es más, en el vocabulario habitual de los jóvenes culés brotan con naturalidad las palabras Champions, triplete, Liga, sextete… Es más, otras como Copa o doblete ya ni las pronuncian porque – y aquí está la desgracia – ya ni se valoran. Pero en la historia del fútbol mundial, ¿sabéis cuántos equipos han ganado un triplete? ¿Y dos, por cierto, con dos entrenadores distintos y de la casa? ¿Y un sextete? Y en la historia de las competiciones españolas, ¿cuántos han ganado un doblete? ¿y cuántos han revalidado un doblete?

De las respuestas a esas preguntas viene el nivel de exigencia – y de excelencia – que ha alcanzado el FC Barcelona. Una temporada sin triplete es considerada un fracaso. Si no se gana la Champions tienen que rodar cabezas. Un partido ganado sufriendo es sinónimo de ridículo. Domingo – miércoles, domingo – miércoles hay que golear, y jugar de fantasía, y marcar el gol de la jornada, y con el 80% de posesión… y eso no, amigos, eso es imposible hacerlo una temporada sí y otra temporada también.

Por eso yo que, como veterano aficionado culé, me he comido mucha mierda – sí, ¡mucha mierda! – con temporadas interminables en las que no se ganaba nada, en las que solo se celebraba ganarle un partido al Real Madrid (me sonroja solo recordarlo), en las que se perdían ligas de la forma más absurda, que he visto fallar cuatro penaltis seguidos ¡cuatro! en el probablemente día más triste de mi historia como futbolerono estoy dispuesto a defender que se retroceda décadas en la historia del club y volvamos a la época en la que cada fracaso deportivo se resolvía con un bidón de gasolina y un lanzallamas, cuando no con unos cartuchos de dinamita.

A nivel de juego, la temporada es mala. Aún así el Barça ya está en la final de Copa y sigue segundo en LaLiga. En la Champions, el resultado del partido de ida de cuartos de final contra el PSG ha sido el peor imaginable, pero todavía queda el partido de vuelta. ¿Qué es prácticamente imposible pasar la eliminatoria? Pues claro… pero vamos a jugarlo. Si hay algún equipo en el mundo capaz de levantar ese marcador es el FC Barcelona. Y, por cierto, ¿Messi ya sabe que ningún equipo en la historia de la Champions ha remontado un 4-0? Será interesante que lo sepa, porque sigo defendiendo que con Messi sobre un campo de fútbol siempre sucederá lo que D10S quiera que suceda. 

En porcentaje, la eliminatoria puede estar en un 95% frente a un 5% a favor del PSG. Y ese 5% no es un simple dato porcentual, sino que es simbólicamente el número de goles que, en principio, necesita el Barça para plantarse en cuartos de final. No sé vosotros, pero me apunto a intentarlo, porque el equipo me ha demostrado todo lo que es capaz de conseguir y porque YO NO ME BAJO DEL CARRO. @Bajarlaalpasto

Anuncios

Clattenburg también consigue un triplete de pacotilla

clattenburg¡Los tripletes siguen en oferta! Sí, porque hoy en día quien no tiene un triplete es porque no quiere, ya que cada uno se puede diseñar el suyo adaptándolo a su conveniencia. Y así el Real Madrid este año ha celebrado un triplete inventado por la caverna, aunque siendo justos lo que consiguieron ha sido un póker porque, a los tres títulos atracados y ganados entre prórrogas y penaltis, se han olvidado de sumar la liga de Zidane, un título no oficial pero que a la borregada merengue le ha servido para paliar la sequía de tener solo una liga de las verdad en los últimos ocho años.

Y Clattenburg  también lucirá con orgullo su triplete, tras haber puesto su pito al servicio del madridismo, fórmula infalible para conseguir nominaciones y prebendas. Y así, tras haber arbitrado a la carta las finales de Champions – conocida como el atraco de Milán – y de la Eurocopa – en la que fue felicitado efusivamente por Cristiano Ronaldo -, ahora ha sido nombrado mejor árbitro del mundo. Que en los partidos más importantes de la temporada haya concedido algún gol en fuera de juego, no haya pitado manos clamorosas dentro del área o haya perdonado expulsiones no ha sido más que pataca menuda, como diría el gran Caneda.

Pero no todos los que han ganado tres títulos han conseguido un triplete. Por ejemplo, esta temporada el Barça ha sumado tres títulos – Liga, Copa y Supercopa -, pero a ningún botarate se le ha corrido hablar de triplete. La diferencia está en que en Camp Barça sí que saben lo que es ganar el triplete – Liga, Copa y Champions -, ya que en los últimos años ha sumado dos, siendo el único equipo del mundo que puede decir esto, mientras los acomplejados del Bernabéu han tenido que inventarse uno low cost porque jamás en toda la historia han conseguido uno de verdad.

Por cierto, ¿sabéis quién ha quedado de segundo en la clasificación como mejor árbitro del mundo detrás de Clattenburg? Pues sí, Rizzoli… el que no vio las manos clamorosas de Gabi dentro del área que provocaron la eliminación del Barça en la Champions. ¿Os extraña este resultado? ¡A mí tampoco! @Bajarlaalpasto

El Mundialito y el triplete idiotizan (más) a la caverna

La conocida popularmente como la caverna tiene todos los años el trabajo de bautizar el torneo que cierra la temporada de competiciones internacionales a nivel de clubes, conocido como el Mundialito: Que si Copa del Mundo, que si Mundial, que si Chupito Cup, que si Copa Toyota, que si patatín, que si patatán, por supuesto siempre dependiendo el nombre de por dónde sople el aire, es decir, qué equipo participa.

roncero

roncero_mundialitoEn los últimos años la representación europea ha recaído en el FC Barcelona y en el Real Madrid en su condición de campeones de la Champions League, lo que ha servido para que la caverna haya puesto todo su ingenio al servicio de hacer el ridículo. Lo ejemplos son innumerables en la práctica totalidad de los medios de comunicación, no solo en programas deportivos de dudoso gusto y que están en la mente de todos. Algún medio de información general también se reboza en el fango durante esta competición, lo que conduce a pensar que tienen la misma rigurosidad y credibilidad cuando informan sobre política o economía.

abc1

abc2

Es más, en su empeño por hacer el ridículo, este año desde la caverna se han inventado que si gana el título el Real Madrid habrá conseguido ‘el triplete’. ¿Serán ignorantes? ¿Quieren hacerle creer a su legión de borregos que el triplete es ganar tres títulos – los que sean – en un año? El triplete es ganar Liga, Copa y competición continental – la Champions League en el caso europeo – en el mismo año, y eso en Europa solo lo han conseguido Celtic, Ajax, PSV, M. United, Inter, Bayern y el Barça en dos ocasiones, ¿está claro?

triplete

Así es que merengues, que no os engañen, nunca habéis ganado el triplete – ni en la época de las ánforas – y esta año tampoco lo ganaréis. Porque si contamos los títulos como nos salga de la entrepierna, el Barça este año ya habría ganado otro triplete (Liga, Copa y Supercopa), y seguro que alguno acabará diciendo que también consiguió el triplete porque ganó en las fiestas de su pueblo el partido de solteros contra casados, el de portales pares contra impares y el de veraneantes contra residentes. Suena a chufla, ¿verdad? Pues el triplete de pacotilla de los borregos también. @Bajarlaalpasto

El Real Madrid consigue el triplete… ¡gracias a Messi!

cibelesPor fin por primera vez en su gloriosa historia,  el Real Madrid – el tan pomposamente denominado “mejor club del siglo XX y me quedo corto” – ha conseguido su ansiado triplete, logro que solo había alcanzado el FC Barcelona en el fútbol español, aunque fuese a base de villaratos, uefaratos, unicefatos y calendariatos.

Además el club merengue lo ha logrado sumando única y exclusivamente éxitos internacionales, dejando las migajas de las competiciones domésticas – Liga y Copa – para sus rivales independentistas catalanes, a los que seguro que les habrá salido un sarpullido celebrando solamente títulos “españoles”. Sí, es el triste doblete, bautizado así por Pedrerol, uno de los encargados de suministrar alfalfa al rebaño pastoreado por Florentino Pérez.

El primer paso fue una brillante Champions ganada tras derrotar a los buques-insignia del fútbol europeo, como el Malmöe, la Roma, el Getafelfsburgo y el Espanyolter City, todos ellos apuntillados en la corrala del Bernabéu, para plantarse en la final y robársela al Atlético de Madrid, quien cumplió a la perfección su papel como tonto útil del madridismo, en el ya conocido como el atraco de Milán.

Y cuando parecía que iban a cerrar la temporada solo con este título – equiparable a los botijos levantados en la prehistoria del fútbol ante el Stade de Reims o al Eintrach, o a los sumados gracias a la complicidad arbitral, como la sétima con el gol en fuera de juego de Mijatovic o la décima con falta de Bale en el gol de Ramos – el madridismo se encontró con otros dos galardones, que llegaron a través de la Eurocopa y la Copa América.

Primero fue la espectacular fase de grupos que firmó la selección portuguesa en Francia. Cristiano Ronaldo – madridista de cuna, un jugador que por error nació en Madeira cuando su madre tenía que haberlo parido en la famosa esquina del Bernabéu – se echó al equipo sobre sus hombros y arrasó a las poderosas Islandia, Austria y Hungría para  llevar a Portugal a la gloria de los octavos de final. Por el camino también tuvo tiempo para colocar a la prensa en su sitio (a la prensa indeseable y crítica, por supuesto, no a la feladora), actuando como justiciero lanzando a un lago el micrófono de un periodista ante el aplauso de su coro de palmeros.

Y con el triplete ya a tiro, llegó el momento para el éxtasis del madridismo. Ni Champions ni Cristiano Ronaldo ni Cibeles… Para un auténtico vikingo no hay nada más grande ni más celebrado que un fallo de Messi sobre el terreno de juego o una fotografía en un juzgado del enano-hormonado-defraudador. Y así, una Copa América que no había existido para los medios de comunicación apesebrados que ignoraron una tras otra las exhibiciones de Leo,  se convirtió en la quintaesencia del planeta fútbol para esos mismos botarates por el simple hecho de que Messi erró un lanzamiento de penalti y Argentina se quedó sin título.

Con todo ello, el triplete ya estaba en la buchaca, y el madridismo lo lograba tras sumar los títulos más importantes de la temporada, a excepción de la Super Bowl, la Milán-San Remo y el descenso del río Sella. Ahora se rumorea que han visto al Visir de Chamartín en Bricoking encargando nuevas estanterías donde colocar los galardones que le entregarán en las próximas fechas a la institución merengue Tebas, Villar, Infantino y hasta el mismísimo Ban Ki-moon. No puedo más que acabar este post escribiendo con dedos temblorosos por la emoción… ¡Hala Madrid, coño! @Bajarlaalpasto