¡Que se acabe el ‘Pedrogate’!

pedroUn verano más con la misma cantinela: un jugador que filtra que se quiere ir aunque declara que se quiere quedar, su club que no le quiere dejar marchar si no es a cambio del pago de la cláusula, y varios carroñeros que acuden ráudos a intentar sacar tajada de la situación.

Y esto es lo que ha pasado con Pedro. El delantero quiere jugar más minutos y, ante la dificultad que eso supone en el Barça al estar detrás de Messi-Suárez-Neymar, se deja querer por otros clubes. Al mismo tiempo, su entrenador manifiesta que cuenta con él y que no quiere que se marche, por lo que la directiva toma la única decisión posible: Pedro se queda a no ser que quien lo quiera pague su cláusula de rescisión de contrato. Así de simple.

Lo ideal hubiese sido que esta situación se hubiese arreglado a principios de la pretemporada, porque así Luis Enrique ya sabría si contaba con Pedro o no. Hasta el momento al jugador se le ha visto nervioso y precipitado sobre el campo, seguramente por la inquietud que le provoca esta situación. Quiere jugar, cree que merece más minutos… pero quien supuestamente se los va a dar tampoco está dispuesto a solar la pasta.

Resumiendo, que si cualquiera de los Manchester – United y City – realmente quiere fichar a Pedro, que pongan 30 millones de euros encima de la mesa y el canario hará las maletas. Ahora parece que también el Chelsea de Mourinho se interesa por el jugador, con lo que parece que el ‘Pedrogate’ continuará…

Anuncios

La campeona del mundo impone su fútbol

victoria en francia

Con su victoria de ayer en Saint-Denis la selección española vuelve a depender de sí misma para conseguir la clasificación directa para el Mundial de Fútbol que se disputará en Brasil en 2014 y, lo que es más importante, lo ha conseguido siguiendo con su apuesta futbolística. Tras el triste empate conseguido ante Finlandia, los catastrofistas pronosticaron un nuevo fin de ciclo, equiparable a cuando el Barça no consigue una manita, llegando a exigir el abandono del tiki-taka y la vuelta a la furia, estilo balompédico de dudoso gusto y de nefastos resultados. 

Del Bosque volvió a demostrar que los títulos levantados por este equipo no han sido fruto de la casualidad, sino de imponer el sistema de juego que mejor saben desarrollar los jugadores con los que cuenta. Partiendo de un clásico 4-3-3 la selección basa su juego en posesiones largas y en el control absoluto del balón y del ritmo del partido. Y así se plantaron en París en donde consiguieron acorralar a Francia al borde de su área, haciendo que jugadores de la calidad de Valbuena, Benzemá o Ribery pasasen prácticamente inadvertidos.

Gran partido de Valdés que consiguió que nadie se acordase de Casillas, a no ser algún ingenioso comentarista que aprovechó para afirmar que la gran actuación del portero del Barça reafirmó la tesis de Mourinho cuando afirma que “hay porteros en mejor forma que Iker”. 

En defensa, Ramos y Piqué demostraron que tenemos la mejor pareja de centrales del mundo, y Monreal dio un paso al frente para disputarle a Alba el puesto en la banda izquierda. En el otro costado Arbeloa hizo aguas, dándole la razón a sus detractores que afirman que es la posición peor cubierta de la selección.

El eje del mediocampo formado por Xavi, Busquets y Xabi Alonso funcionó a la perfección. Cuando los tres tienen un buen día España es prácticamente imbatible porque dominan el partido a su antojo, ralentizando el juego, combinando, tirando paredes con los de arriba, irrumpiendo por sorpresa en el área o lanzando un pase en diagonal a las espaldas de la defensa. Y si el partido se pone áspero, tanto Busquets como Alonso entran en la lucha cuerpo a cuerpo y reparten cera como el que más. 

En la delantera el seleccionador apostó por un tridente culé formado por Pedro, Villa e Iniesta, con Cesc en la recámara y con Jesús Navas siempre dispuesto a realizar su función de abrelatas y de ofrecer otras soluciones. De momentos los matadores del área, tipo Negredo, Soldado o Llorente deberán seguir esperando sus oportunidades, que seguro que en algún momento las tendrán.

Sin duda lo más positivo fue comprobar como la campeona del mundo salió desde el primer minuto a por el partido sin especular con el resultado, confiando en que es más fácil ganar jugando bien que no haciéndolo al pelotazo. Por el bando contrario, Francia decepcionó mostrando sus carencias, por lo que de momento sigue estando lejos de lo que se espera de una selección que quiere subirse al carro de los favoritos. 

Ahora bien, la victoria de ayer no puede hacer que nos olvidemos de la lección del encuentro contra Finlandia, puesto que todavía quedan tres partidos y un nuevo despiste dejaría a la selección sin margen de maniobra.

El Barça de los once canteranos

En las últimas temporadas hubo varias oportunidades para que el Barça presentase sobre el terreno de juego un equipo formado íntegramente por futbolistas educados futbolísticamente en La Masía. Pero ha sido este último domingo cuando por espacio de una hora Valdés, Montoya, Piqué, Puyol, Alba, Xavi, Busquets, Iniesta, Cesc, Pedro y Messi, con Tito Vilanova en el banquillo, demostraron que el trabajo iniciado hace muchos años por Johan Cruyff no era la locura de un romántico del fútbol. Uno de los momentos más destacados de este trabajo ya fue cuando en el 2010 los jugadores del Barça arrasaron en la gala del Balón de Oro, consiguiendo Messi el de Oro, Iniesta el de Plata y Xavi el de Bronce.

Incluso un técnico como Van Gaal, coleccionista de filias y fobias a partes iguales, pronosticó cuando entrenaba al equipo azulgrana que un equipo formado por canteranos acabaría ganando la Champions League. Pues bien, a día de hoy, a nadie le extrañaría que el once mencionado anteriormente se presentase en Wembley en el mes de mayo con todas las garantías de alzar la orejona.

Tampoco, en el colmo de un purismo mal entendido, se pedirá que grandes futbolistas como Alves, Mascherano, Adriano, Song, Villa o Alexis desaparezcan de las alineaciones; pero sí que parece claro que un jugador que llegue de fuera tendrá que adaptarse y reciclarse para poder jugar en un equipo que está convencido de a lo que juega, y que están dispuestos a ir con esa idea hasta las últimas consecuencias.

Como de la cantera culé todos los años salen muchos y muy buenos jugadores, es cierto que alguno de ellos tuvo que buscarse la vida futbolística lejos del Camp Nou; y así, Piqué en el Manchester United, Cesc en el Arsenal y  Alba en el Valencia, demostraron con el paso del tiempo que tenían ADN Barça, y por ello el empeño por parte de los dirigentes y técnicos en traerlos, pagando cantidades importantes, para la que, sin duda, siempre fue su casa.

Sería injusto olvidarse del presidente Laporta, al que se le podrán criticar muchas de sus actuaciones en el campo político o en su vida personal, pero que durante su mandato apostó, enfrentándose incluso a algún gurú del barcelonismo, primero por Rijkaard y después por Guardiola, como entrenadores que apostaban por un tipo de fútbol que solo puede ser ejecutado por jugadores educados desde pequeños en esa filosofía de juego, y que han demostrado que el modelo es válido y funciona.

En el once que jugó contra el Levante participaron nueve jugadores que formaron parte de la selección española campeona de la última Eurocopa (seis de ellos también jugaron de titulares en la final de la Copa del Mundo), otro que ya posee tres Balones de Oro y Montoya, lateral derecho que ya ha sido convocado por Vicente Del Bosque para jugar con la absoluta. A ellos hay que unir a Thiago (un fijo ya en el primer equipo), Bartra, Tello o Cuenca quienes ya han llegado a jugar, incluso, partidos importantes de Champions League.

Y tan importante como este hecho, es que el futuro del modelo está asegurado, ya que muchos de esos futbolistas todavía tienen por delante varias temporadas al máximo rendimiento, y por detrás hay otros jóvenes que ya están llamando a las puertas del primer equipo y que ya han llegado a debutar, como Dos Santos, Sergi Roberto o Deulofeu, y otros que seguirán trabajando en el equipo filial hasta que llegue el momento de engrosar la primer plantilla, como Oier, Planas, Rafinha, Grimaldo, Espinosa o Dongou.

Enhorabuena a todos los técnicos y entrenadores, tanto de la primera plantilla como de las categorías inferiores, del F.C. Barcelona porque ellos han sido los culpables de haber creado un estilo de fútbol admirado en todo el mundo.