Semifinales Champions: el camino hacia Wembley

sorteo_semis_champions

El sorteo celebrado en la localidad suiza de Nyon nos ha dejado una doble confrontación entre equipos españoles y alemanes, emparejándose por un lado los líderes destacados de sus ligas, y por el otro los que ocupan las segundas posiciones a unas distancias más que considerables. Actualmente son, sin ninguna duda, los cuatro mejores equipos del continente quienes, además, estarán dispuestos a hacer un último esfuerzo por clasificarse para la gran final que se disputará en Wembley del día 25 de mayo.

Así la primera semifinal enfrentará al Bayern y al Barça, en lo que se ha considerado la final anticipada. El equipo bávaro, finalista de la última edición, intentará llegar a Wembley a costa del equipo culé, que acaba de establecer un nuevo record al clasificarse para jugar su sexta semifinal consecutiva de Champions League. El duelo se presenta apasionante y seguro que se decidirá por pequeños detalles, como el acierto de Messi, el control de Xavi e Iniesta, el rodillo de Schweinsteiger o la verticalidad de Ribery. Tanto Heynckes como Vilanova, dos entrenadores de marcado carácter ofensivo, intentarán que sus equipos impongan su estilo por lo que seguro que disfrutaremos de dos partidos abiertos y con muchas ocasiones de gol.

Por el otro lado, Borussia Dortmund y Real Madrid reeditarán los duelos de la fase de grupos, en los que los alemanes demostraron que están preparados para plantar cara al equipo merengue. El Borussia jugará la carta de la tranquilidad ya que no están obligados a ganar el título, mientras que la eliminación del Real Madrid podría producir un tsunami en la Casa Blanca. El equipo de Jürgen Kloop cuenta con un temible tridente ofensivo, formado por Göetze, Reus y Lewandowski, mientras que Mourinho volverá a plantear unos partidos ásperos, esperando dar la estocada en alguna combinación entre Xabi Alonso, Özil y Cristiano.

Así es que, forofos del Barça y del Real Madrid y futboleros en general, no hagan planes para los días 23, 24 y 30 de abril y 1 de mayo porque tienen una cita obligatoria con el mejor fútbol de mundo.

Anuncios

Semifinal con pinta de match ball

semifinal Barça-R. MadridEl partido de vuelta de la Copa del Rey que se disputará  el martes 26 de febrero marcará un antes y un después en el devenir de la temporada tanto del Barça como del Real Madrid. Los azulgranas, con la liga prácticamente en sus vitrinas, tienen la ocasión de plantarse en la competición de la que son los actuales campeones y, al mismo tiempo, dejar muy tocado a su rival. Por su parte, el equipo blanco tiene ante sí la posibilidad de agarrarse a una de las tablas para salvar su caótica temporada, y además reforzaría su moral de cara al encuentro de vuelta de Champions League.

El resultado  del partido de ida disputado en el Bernabéu (1-1) hace que, en teoría, el Barça sea el favorito para plantarse en la final, ya que juega en su estadio y podrá especular con el resultado. En principio, no siente la obligación de salir a buscar la portería rival y tendrá que preocuparse más por mantener la posesión y el control del partido, evitando pérdidas peligrosas en medio campo, que harían que el Madrid pudiese montar su juego mortal de contragolpe. Así es que la primera premisa para el equipo culé será acabar las jugadas de ataque.

El Real Madrid tampoco renunciará a su estilo, y cederá el mando del partido a su adversario, pero apretando en la línea de medios para conseguir robar algún balón, y buscar que Özil consiga enlazar con Cristiano quien, probablemente, será el único jugador en punta en el Campo Nou.

Por parte local, la única duda en la alineación titular será la de Villa o Cesc. El guaje, jugando en su posición de delantero centro, fijaría a los centrales blancos, se encargaría de crear espacios para Messi y estaría con la caña preparada para rematar los centros que le llegasen desde las bandas. Si juega Cesc, el Barça sería más Barça, optando por los rondos eternos con Iniesta y Xavi, y un juego más paciente para plantarse en el área combinando y tirando paredes.

En el Real Madrid Mourinho no ha querido desvelar sus cartas y, dado el bajo momento de forma de sus hombres punta, no se descarta que sea CR el jugador más avanzado, abriendo a Di María a una banda y dando entrada a Kaká para que, junto a Özil, aguanten un poco más el balón antes de buscar el desmarque del delantero portugués.

Lo que sí es seguro es que, una vez más, viviremos un duelo apasionante entre los dos mejores equipos del mundo, y esperemos que sólo se hable de fútbol y que los jugadores sean los protagonistas por demostrar su calidad y no por motivos extradeportivos. También sería de desear que la sra. madre de Undiano Mallenco no se convierta en protagonista del partido, a no ser para felicitarla al final del mismo por haber parido a un árbitro de categoría.

La semifinal está servida y desde Bajarla al pasto apostamos porque el FCB se clasificará para la final. ¿Cuál es vuestro pronóstico?

 

Semifinales de la Copa del Rey: pronósticos

COPA-DEL-REY-TROFEOTodos los años, y dependiendo de cómo a cada equipo la vaya en la feria, escuchamos la cantinela de si la Copa del Rey a nadie le importa, si es un torneo menor, si no es copa que es chupito y demás lindezas por el estilo. En Bajarla al pasto nos declaramos defensores de esta competición y, aunque sea la tercera en importancia dentro del calendario, somos conscientes del prestigio que da disputar la final y, por supuesto ganarla. Al mismo tiempo somos partidarios de un cambio en el formato, con el convencimiento de que las eliminatorias a partido único serían un atractivo más para este histórico torneo.

Además este año, tanto el sorteo como la brillante participación de los favoritos, nos ofreció unos emparejamientos de cuartos de final en el que estaban ocho de los principales equipos de nuestra liga, con la única ausencia del Athletic, finalista copero de la edición anterior. Y así las eliminatorias de cuartos nos dejaron unos espectaculares enfrentamientos de semifinales, Real Madrid – F.C. Barcelona y Atlético de Madrid – Sevilla, que se disputarán, a doble vuelta, los días 30-31 de enero y 27 de febrero.

El Real Madrid – Barça es el clásico de los clásicos del fútbol español, y uno de los partidos que actualmente despierta más interés en todo el planeta fútbol. En él se dan cita los mejores jugadores del mundo y, por ello, está rodeado de una gran expectación, motivada por la gran rivalidad existente entre ambos equipos.

En principio, el equipo azulgrana se presenta como favorito, ya que está jugando y ganando la práctica totalidad de sus partidos con una facilidad pasmosa, y llega a esta cita con todas sus estrellas en plena forma. Por el otro lado, para el Madrid es la primera tabla de salvación de una temporada calamitosa, en la que acapara permanentemente las portadas de los medios de comunicación por motivos extradeportivos y no futbolísticos. Aunque se quiere vender como un duelo entre Cristiano y Messi, este partido es mucho más que eso y la clave la tendrá el rendimiento y el acierto de jugadores como Iniesta, Busquets, Özil o Benzema.

En la segunda semifinal se encuentran dos equipos para los que disputar la final sería un premio y ya no digamos para sus respectivas aficiones. Atendiendo a la trayectoria en la liga, el Atleti debería imponerse al equipo andaluz, pero seguro que la eliminatoria será muy igualada y que se resolverá en terreno sevillista, lo que hace que se iguale todavía más. Si el Sevilla marca en el Calderón habrá dado un paso importante, mientras el cuadro colchonero dependerá del acierto de sus delanteros secundarios, ante las dudas que plantea la recuperación de Falcao.

En Bajarla al  pasto pronosticamos que la gran final del día 18 de mayo la disputarán el Barça y el Sevilla en el Santiago Bernabéu… si es que a Florentino Pérez no se le ocurre volver a arreglar los retretes del estadio justo ese día.

La vida (la liga) sigue igual

Después del empate que reflejó el marcador al final del último clásico, podemos afirmar, utilizando el título de una famosa canción de Julio Iglesias, que la vida (la liga) sigue igual. Por cierto, recordar que Julio Iglesias jugó como portero en las categorías inferiores del Real Madrid, antes de cambiar el cantar bajo palos por cantar sobre un escenario. 

Y es que, tras siete jornadas de competición, el equipo merengue ha sido incapaz de reducir la distancia que le separa del Barça (y, ahora también, del Atleti) y sigue estando en puestos de Europa League a ocho puntos del liderato y a solo un partido (tres puntos) del puesto 16º de la clasificación, ocupado por el Athletic. Ayer durante la primera media hora nos hizo creer que salía decido a por el partido, pero fue un espejismo, ya que tras el gol del empate conseguido por Messi, se echó atrás y volvió a ser el equipo timorato que prefirió asegurar un empate antes que ir decididamente a por el partido hasta el minuto noventa.

El Barça, por su parte, salió condicionado por las bajas de sus centrales e intentó hacer de la posesión su mejor arma defensiva. Así, tras el buen inicio del Madrid, consiguió tener el control del partido y llegó al final del mismo con más opciones de conseguir la victoria que su rival, lo que hubiese dejado la liga sentenciada (si es que ya no lo está). Un disparo de Montoya al larguero y un latigazo de Pedro que no cogió portería pudieron hacer que esta edición de la liga fuese la más corta de la historia. 

En el bando madridista destacó el trabajo de Xabi Alonso (con el lunar de la cantidad de faltas que comete), la clarividencia de Özil y el oportunismo de Cristiano. Por parte barcelonista, el compromiso de Mascherano, la pausa de Xavi y las apariciones como fogonazos de Messi. 

Entre las decepciones, un Benzemá ausente acompañado por un intrascendente Di María, y un espeso Busquets que no fue capaz de conectar con un desubicado Cesc.

Lo cierto es que falta mucha liga y que son muchos puntos los que quedan por disputarse; pero no se puede negar que el Barça cuenta con una ventaja que tiene que saber administrar, mientras que el Real Madrid sabe perfectamente que no puede permitirse el lujo de cometer ningún fallo más. Y, por el bien de la competición, esperemos que siga la lucha entre los dos grandes y que el sorprendente Atleti aguante el tirón, y sea capaz de meterse en la disputa del campeonato.

Supercopa: primer asalto

Una vez más, uno de los grandes clásicos del fútbol mundial no ha defraudado. Ya se sabe que no es lo mismo que se enfrenten en la Liga o en una eliminatoria de la Champions League o en una final de la Copa del Rey; pero un Barça-Madrid siempre reúne todos los ingredientes para que los aficionados al fútbol den rienda suelta a sus más bajas pasiones.

Curiosamente, la previa del partido no estuvo rodeada de polémica y, por momentos, dio la impresión de que íbamos a presenciar unos juegos florales en vez de un duelo a muerte entre dos rivales encarnizados. Pero, por suerte, todo cambió en cuanto comenzó el partido. 

De entrada tanto Tito como Mou nos tenían preparada una sorpresa en las alineaciones: por parte azulgrana, Jordi Alba se quedó en el banquillo cediendo su puesto a Adriano, mientras que los merengues daban paso a Callejón en el puesto destinado, en principio, para Di María. Tácticamente se presentaron en el campo como se esperaba: un Barça dominador del balón, haciéndolo circular con velocidad e intentando entrar con combinaciones por el centro, con un Iniesta magistral y un Xavi cada vez con más presencia en el área rival; el Madrid, por su parte, bien pertrechado atrás, con dos centrales duros y expeditivos que, a mayores, contaron con la ayuda de dos medios centro más preocupados de destruir que de crear, y rifando su suerte a que alguno de los de arriba pescase algún pelotazo.

La primera parte fue un monólogo azulgrana, y el Madrid se fue al descanso dando gracias por el injusto empate conseguido hasta ese momento. En la segunda parte el partido se abrió y ahí el Barça, con más espacios, mató a su rival. Al gol a balón parado de Cristiano respondió Pedro con un control y un disparo magistral, tras un servicio milimétrico de Mascherano. Posteriormente, Messi transformó el penalty que Iniesta provocó ante Ramos, y Xavi consiguió el tercero tras otra jugada de videojuego inventada por el mago de Fuentealbilla. Cuando parecía que estaba más cercano el cuarto gol de los culés, apareció Di María para disputarle un balón a Valdés quien, en un exceso de confianza, cometió un error que acabó en gol, por lo que el título se decidirá la próxima semana en el Bernabéu. 

El partido respondió a las expectativas y tuvo todos los condimentos que se le piden a este gran duelo: jugadas polémicas, penaltis, piques entre jugadores, goles y jugadas de ensueño. De momento, y a la espera de ver en acción a los otros grandes equipos europeos, podemos afirmar que, una temporada más, los mejores partidos del año los disputarán Barça y Real Madrid.

Eurocopa: se buscan finalistas

Esta tarde noche la selección española disputará contra Portugal una de las semifinales de la cual saldrá el primer finalista dela Eurocopa2012. El partido reúne todos los ingredientes para que disfrutemos de un gran espectáculo futbolístico: dos estilos completamente diferentes y varios de los mejores jugadores de la competición, como Ramos, Iniesta, Silva, Cristiano, Nani o Meireles. A mayores, es más que probable que  entre Iniesta y Cristiano esté en juego el premio al mejor jugador del torneo, con permiso de Pirlo y de algún jugador alemán. Como siempre, lo normal es que el galardón se lo lleve un jugador de la selección que se proclame campeona.

Al margen del debate sobre “el nueve”, lo cierto es que España ya está donde quería: a un paso de clasificarse para la tercera final consecutiva de una competición con repercusión a nivel mundial. Para conseguirlo deberá ser fiel al estilo que ha impuesto Del Bosque, dejando de lado las críticas injustas que está recibiendo, en las que incluso algún iluminado ha llegado a afirmar que la selección aburre. Lo mejor sería preguntarle a nuestro rivales, porque seguro que todos ellos contestarán que aburridos están ellos de tanto correr detrás del balón.

Contra Portugal se espera que el seleccionador repita el equipo que jugó y venció claramente a Francia en cuartos de final, aunque no se descarta que Pedro pueda entrar en el equipo en sustitución de Silva. Todo indica que Cesc volverá a jugar entre los centrales intentando sacarles de su posición para crear huecos por los que puedan entrar nuestros centrocampistas. Y la defensa tendrá que estar más atenta que nunca en las ayudas para frenar la velocidad y las acometidas por las bandas, por donde Nani y Cristiano intentarán llegar a los dominios de Casillas.

En la otra semifinal se prevé un duelo muy igualado entre Italia y Alemania. Los italianos están jugando muy bien, con un Pirlo impartiendo lecciones de fútbol; por su parte, los alemanes se han presentado con un auténtico equipazo, combinando a la perfección  fuerza con calidad.

Los pronósticos se inclinan a que veremos una final España-Alemania, pero dado el empaque de los otros semifinalistas es muy osado descartar cualquiera de las otras opciones. De todas formas, desde Bajarla al pasto apostamos porque el próximo domingo asistiremos a la revancha de la anterior Eurocopa y que españoles y alemanes se disputarán el título. ¿Cuál es vuestra apuesta?